Corrupción con el acero del NAIM

El proceso de venta de 49 mil toneladas registra una mancha

El nuevo secretario de Comunicaciones y Transportes, Jorge Arganis Díaz Leal, ya tomó nota y está preocupado por el escándalo y posible caso de corrupción por la venta del acero estructural del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM).

El proceso de venta de 49 mil toneladas de acero continúa manchado porque el ganador, Grupo Gilbert Estructuras de Acero, hizo la segunda oferta con el monto más alto. La segunda.

La empresa que realizó la oferta más alta fue descalificada con un pretexto burocrático. Al centro de las investigaciones del Órgano Interno de Control (OIC), de la SCT, está un personaje al que muchos apuntan en el proceso: Gerardo Ferrando Bravo, director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, quien es mencionado insistentemente desde hace algunas semanas como posible responsable de la manipulación del proceso de venta. Si lo es o no, lo dirá el OIC. Pero si eso se comprobara, estaríamos ante un escándalo de proporciones mayúsculas dentro de la estructura burocrática de alto nivel del gobierno, porque Ferrando es el responsable del Aeropuerto de Santa Lucía, uno de los proyectos emblemáticos del Presidente.

La investigación del OIC se centra en un documento entregado a destiempo de parte la empresa ganadora Grupo Gilbert.

Dicho documento versaba sobre potenciales conflictos de interés de parte de la empresa ganadora, y fue admitido después de haberse otorgado el fallo. Incluso se hizo público en verano un video en el que se aprecia la forma en la que, en el momento del fallo, varios de los empresarios reclamaron a gritos de corrupción, tanto a los funcionarios de la SCT, como a los de la Función Pública, de Irma Eréndira Sandoval. Al menos siete empresas se inconformaron con el resultado. La compañía Habilitadora de Metales Monte Salas ofreció más dinero por el acero que Grupo Gilbert, pero al parecer fue intencionalmente descalificada.

Será en cosa de dos semanas que el OIC determine lo que ocurrió con esa licitación y si debe reponerse el proceso. Lo que es un hecho es que al secretario Arganis no le está agradando nada lo que observa en estos procesos del NAIM, sobre todo porque su filosofía está en sintonía total con las prioridades del Presidente en materia de combate a la corrupción y no quiere que su nombre se manche por la responsabilidad de otros.

AT&T

Quienes observan los cumplimientos de la Ley de Austeridad están levantando las cejas por el reciente nombramiento de Abel Hibert, como vicepresidente de AT&T. Apuntan que Hibert fue clave para lograr la reunión que ocurrió entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el CEO mundial de esa empresa en diciembre, y se preguntan dónde deja este episodio a la operadora de telecomunicaciones por dicho conflicto de interés.

[nota_relacionada id=1208157]

POR CARLOS MOTA

MOTACARLOS100@GMAIL.COM 

WHATSAPP 56-1164-9060

eadp


Compartir