Vida americana

Vida americana

La muestra además de tener un éxito inmenso, también ofrecería una nueva oportunidad para los artistas mexicanos que buscaban desplazarse hacia el vecino país

Estados Unidos se convirtió entonces en uno de los países predilectos para los itinerarios artísticos de los creadores mexicanos, fue así como por primera vez y con frecuencia comenzaron a viajar para dar a conocer sus propuestas plásticas. Desde entonces, la impronta del arte mexicano ha sido objeto de estudio, aprecio y difusión internacional en el país del norte.

El mayor impacto del arte mexicano en Estados Unidos y de los principales muralistas mexicanos: Orozco, Rivera y Siqueiros, ocurrió entre 1927 y 1940, cuando dichos creadores pasaron largos períodos en este país, ejecutando su arte, exponiendo su trabajo e interactuando con la escena artística local. La influencia de los muralistas en los artistas estadounidenses resultó decisiva, pues además de ofrecer una alternativa distinta a las propuestas europeas, generó una mayor conexión a partir de las afectaciones provocadas por la Gran Depresión.

En las últimas décadas, una nueva generación de especialistas ha ampliado la comprensión del arte mexicano para que podamos observarlo una vez más como el fenómeno complejo que fue. En este contexto, el Whitney Museum of American Art, en Nueva York, presenta hasta enero 2021, la exposición Vida Americana. Mexican Muralists Remake American Art, 1925–1945. 

Vida Americana, dividida en siete núcleos temáticos, reúne obras de artistas mexicanos y estadounidenses que dan cuenta del impacto que tuvo el
muralismo en Estados Unidos. En la muestra también se pueden ver obras de Tamayo, Ramos Martínez, María Izquierdo, Frida Kahlo, así como fotografías de Lola Álvarez Bravo y otros autores. 

En palabras de Adam Weinberg, director del Whitney: “Esta es una exposición histórica porque ayuda a reorientar las certezas sobre el arte estadounidense. Es una nueva comprensión de la historia del arte, de la amplia y profunda influencia en estilo, en temática y en ideología. Nos permite repensar quiénes somos y dónde estamos”.

Este proyecto se une a la serie de exposiciones fundamentales para el estudio del arte mexicano en Estados Unidos y continua con las investigaciones que desde hace algunos años profundizan sobre la influencia que los creadores mexicanos tuvieron en artistas estadounidenses como Jackson Pollock, Philip Guston y muchos otros.

A Jackson Pollock lo han situado en la exposición en medio de los tres grandes; fue un admirador tanto de Orozco como de Siqueiros, con quien coincidió en el denominado Taller Experimental, donde exploraron materiales poco ortodoxos y nuevas maneras de crear.

La relevancia de Vida Americana, además de exhibirse en un museo enfocado desde su creación en el arte norteamericano, cobra mayor importancia porque advierte la influencia de México en la cultura de Estados Unidos; aunque este vínculo se haya excluido por algunas décadas, las obras de la exposición evidencian que siempre hubo un diálogo y que las referencias culturales se cruzaron.

Por: Bernardo Noval
CEO Must Wanted Group
@bernienoval
@mustwantedg
bgm


Compartir