Sinaloa, las calabazas se desacomodaron

El senador Rocha iba cincho para la candidatura de Morena, pero la salida de Ramírez Cuéllar le dificultó el camino

Antes de que el Tribunal Electoral ordenara al presidente interino de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, renovar a la brevedad la dirigencia de su partido –y que ésta se definiera por encuesta abierta–, los políticos sinaloenses veían cincho al senador Rubén Rocha Moya para la candidatura guinda a la gubernatura.

Pero en esta curva que enfila hacia la recta final, las calabazas se desacomodaron.

Sin Ramírez Cuéllar al frente de Morena, y en medio de una lucha encarnizada al interior del partido –entre los llamados legítimos y los considerados advenedizos; o entre puros e ilegítimos–, el camino ya no luce tan claro para el ex rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS).

Su única vela –y en espera de que en verdad alumbre–, es que Mario Delgado gane la encuesta y le reabra el camino hacia el tercer intento por gobernar su estado, aún y cuando los radicales no lo consideren morenista legítimo.

Ante esta curva ensalivada, otros suspirantes morenos se mueven y miden sus posibilidades, entre ellos: la senadora Imelda Castro, quien ya se encartó verbalmente, aunque aguarda quietecita los tiempos; el Químico (Guillermo) Benítez, alcalde de Mazatlán –cercano a Yeidckol Polevnsky– es de los que se considera militante nato con derecho a convertirse en el candidato de Morena; y Gerardo Vargas, ex secretario de Gobierno con Malova, cuya figura ha crecido en las últimas encuestas.

De hecho, de los tres suspirantes que han levantado ya la mano para enfrentar a Rocha en la candidatura por Morena, quien más se está moviendo es el ex coordinador en la entidad de Redes Sociales Progresistas (el INE no le otorgó el registro como partido).

Vargas Landeros acaba de recibir, en lo personal, el apoyo abierto de la dirigencia del Partido del Trabajo, y está por hacer lo mismo con el Partido Verde.

Es decir, está tejiendo alianzas desde dentro. Sabe que en el interior del partido se definirá en buena medida el resultado de las urnas en julio del año entrante.

Los priistas aún creen tener posibilidades de mantener el gobierno en Sinaloa. Confían en la popularidad (el tercero mejor evaluado del país) que mantiene su actual gobernador, Quirino Ordaz, y perfilan a Jesús Valdés, líder estatal del PRI. Una alianza en bloque no está descartada

El PAN poco sobresale en esta contienda. No en solitario, al menos. Más interesante parece ser la posición del Partido Sinaloense (PAS) con Melesio Cuén al frente.

Los números del PAS podrían darle la vuelta a la elección si la contienda llegara a cerrarse.  [nota_relacionada id=1248629]

Pero hasta ahora, su dirigente dice que siguen valorando si ir solos o en alianza.

Sea como sea, lo primero será esperar a ver qué ocurre con la dirigencia nacional de Morena. Luego, la lucha intestina.

***

GEMAS: Obsequio de AMLO: “Si no protestaran los conservadores, me sentiría hasta frustrado”

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA
lctl


Compartir