Gobernadores desasociados

Vale la pena hacer una revisión de los documentos de aquellas reuniones para entender lo que en realidad buscaban originalmente los veinte gobernadores de oposición

El pasado 19 de agosto se celebró en San Luis Potosí la última reunión de la CONAGO (Conferencia Nacional de Gobernadores) bajo la óptica de lo que se formuló hace poco más de dos décadas y que por el anuncio de algunos gobernadores para abandonar dicho espacio, parece haber dado un nuevo giro en torno a la forma en que consideran debe ser el dialogo y entendimiento entre la federación y los estados.

El tema no debe pasar desapercibido. Los primeros antecedentes del aglutinamiento de gobernadores para discutir la relación entre federación y estados se llevaron a cabo en los años 2001 y 2002; en aquel entonces, principalmente los gobernadores del PRI y PRD, buscaron construir un nuevo diálogo bajo el paraguas de una transición democrática con dos nuevas realidades: por un lado la llegada a la presidencia de Vicente Fox (PAN); y por el otro, que los gobiernos estatales en su mayoría seguían gobernados por el PRI. Poco después se integraron los gobernadores del PAN.

Vale la pena hacer una revisión de los documentos de aquellas reuniones para entender lo que en realidad buscaban originalmente los veinte gobernadores de oposición en el marco del nuevo federalismo planteado. La preocupación que sobresalía en el fondo, desde su perspectiva, era seguir con un pacto fiscal que poco o nada volteaba a ver a los gobiernos estatales y sus necesidades.

Para ser precisos, de aquella primera reunión de los 9 acuerdos planteados, ocho estaban relacionados con temas de finanzas públicas o fiscales y uno llamado “Otros”; en la segunda reunión -la constitutiva- se perfiló la agenda de la primera reunión formal de la CONAGO con 7 puntos en el orden del día y en la que de nueva cuenta prevalecía la agenda de los temas de finanzas públicas y fiscales. Resulta obvio que los gobernadores de oposición querían algo más que vivir de la benevolencia del Ejecutivo Federal.

Después de casi dos décadas y a la luz del planteamiento que el pasado 7 de septiembre llevaron a cabo los 10 gobernadores (5 del PAN, 2 del PRI, 1 del PRD, 1 de MC y el Bronco) de la “Alianza Federalista” podría parecer que el tiempo se detuvo y que no se ha tenido un avance en la agenda y la construcción de un nuevo modelo de entendimiento. Lo cierto es que hoy, aún con una CONAGO orgánicamente multitemática, están más vigentes y con oportunidades temas como el pacto fiscal, la seguridad, la justicia, la educación y la salud; lo cual se vuelve más evidente por la emergencia sanitaria y crisis económica que vivimos.

En este sentido sería injusto dejar de reconocer a un sinnúmero de gobernadores, incluido el presidente López Obrador, que han apostado en el marco de la CONAGO por un dialogo permanente y constructivo con una agenda que se ha transformado y nutrido en el tiempo (ejemplo claro es el diálogo en el marco de la Ley de Coordinación Fiscal o la agenda internacional, entre muchos otros temas). El próximo año por las elecciones habrá un nuevo equilibrio entre los gobernadores y seguramente en la agenda federalista. Apostemos, bajo cualquier mecanismo, por entidades federativas más fuertes y eficientes.

[nota_relacionada id=1235786]

POR EMILIO SUÁREZ LICONA

CONSULTOR Y PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD PANAMERICANA

@EMILIOSL

eadp


Compartir