El BID de... Donald Trump

El banco interamericano cuenta con un presidente que no es latinoamericano

El BID de... Donald Trump

Por primera vez en 61 años, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo no es latinoamericano. El nuevo directivo es un estadounidense propuesto por Donald Trump. En algunos círculos le llaman su “peón”. Se trata de alguien harto conocido (y reconocido en la esfera de la política de Estados Unidos) por dinamitar la estrategia de acercamiento con Cuba iniciada por Barack Obama.

Mauricio Claver Carone llegó como único candidato a la asamblea general realizada de forma virtual entre los 48 gobernadores del BID. Aunque algunos países dicen que se opusieron, el cubano-norteamericano obtuvo el 66% de los votos, cuando el mínimo requerido es el 50%.

México se abstuvo de votar, lo que se puede entender como un “nuevo” giro de la política internacional de nuestro país. Aunque, pensándolo mejor, más bien recuerda al “comes y te vas” atribuido a Vicente Fox. Y es que a excepción de las épocas del bigotudo con botas, la política de México para los temas de toda América ha sido muy clara: no aceptar la injerencia de Estados Unidos en Cuba (o en cualquier otro país de la región). Así que la negativa a votar a favor o en contra por cuanto a la dirigencia del BID resultó es una forma bastante burda de varios países, incluido el nuestro, para no quedar mal ni con la “amenaza naranja” ni con la isla. En mi opinión, ello ha resultado más parecido a quedar mal con dios y con el diablo (decida usted cuál es cuál).

Tal vez la situación actual en la que se encuentra sumergido México de cara a Estados Unidos bajo el régimen de la Cuarta Transformación solo permitía ese movimiento. Pero no nos equivoquemos, no es un guiño del presidente de México a su homólogo estadounidense. No será tomado así, al menos. Es más bien una forma de acatar las exigencias del trompudo naranja; una suerte de imposición, pues. Como lo ha sido para el resto de los países latinoamericanos que no intentaron siquiera resistirse o que no tuvieron tampoco la “osadía” de proponer a otro candidato...

Pero la tormenta apenas inicia. A pocas semanas de las elecciones en Estados Unidos, tener de cabeza en esa instancia —e importante actor internacional— al candidato de Trump, augura el inicio de un periodo que, independientemente de los resultados de los comicios del vecino país del norte, se comportará con el mismo estilo plagado de oscilaciones, vociferaciones y amenazas que despliega el mandatario anaranjado.

Lecciones de parte de dicho líder norteamericano, Claver ha tenido muchas. Basta de ejemplo la decisión arbitraria y culposa de Trump para sacar a su país de la Organización Mundial de la Salud, cuando que su gobierno se ha destacado por ser de los que peores decisiones ha tomado para enfrentar la pandemia. ¿Que cómo se puede saber? Tomando en cuenta el número absoluto de muertes, pero también el relativo (de acuerdo al tamaño de las poblaciones). Sabemos, por ende, que no es impensable que el nuevo directivo emule esas amenazas hacia los países miembros y que evite que el BID les ayude con créditos y demás programas de desarrollo de infraestructura; máxime en estos estos momentos donde se requiere dinero fresco para que puedan afrontar las crisis en salud y en el ámbito económico.

[nota_relacionada id= 1239139]

Cualquiera sea el resultado de las elecciones estadounidenses, no depara nada bueno para este mecanismo de cooperación. Si gana Joe Biden, el organismo bajo la nueva dirección tendrá enfrentamientos con el recién electo presidente. Si Trump logra su reelección, impondrá su voluntad aún más en la región latinoamericana a través de ese banco de desarrollo. Tendremos en materia internacional el peor de los escenarios: 4 años más de devaneos y caprichos sin limitaciones. El miedo o la indiferencia de todos los países que guardaron silencio, quienes decidieron no votar, tendrá consecuencias funestas para ellos. Trump logró tomar uno de los pocos bastiones en donde los países latinoamericanos aun tenían algo que decirle a Estados Unidos.

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN
VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM
@MALOGUZMANVERO
lctl


Compartir