Paquete Económico centralista e inhumano

En días pasados el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, hizo entrega formal a la Cámara de Diputados del Paquete Económico para 2021, que se compone de cuatro documentos en donde el Gobierno Federal delinea el origen y destino de los recursos con los que contará durante el 2021.

Para empezar, la propuesta es sumamente optimista en cuanto a cifras macroeconómicas y proyecciones, y aunque es preocupante que se asuma que el precio por barril de petróleo será de 42 dólares y que se producirán 1,857 millones de barriles diarios (lejano a los 34 dólares y a los 1,683 millones de barriles diarios en 2020) es todavía más preocupante porque carece de sentido humano y de fundamento federalista, por poner los proyectos faraónicos absurdos del Gobierno Federal sobre las necesidades de la gente y el recorte histórico a todos los presupuestos estatales.

En términos reales las 32 entidades federativas tendrán un recorte de cuando menos el 5.5% de su presupuesto, dividido en participaciones, aportaciones, subsidios y convenios de coordinación. Los ramos más afectados son el 23 y el 28 que son el de previsiones salariales y económicas, y el de participaciones a estados y municipios respectivamente, y aunque la reducción responde inicialmente a la baja recaudación, el criterio de distribución no es equitativo ya que algunos estados tienen reducciones hasta del -10.5%.  No está de más recordar que en cuestión de federalismo todos los gobiernos habían hecho un esfuerzo y este es el primer recorte que se hace sobre el ramo 28 desde hace al menos 21 años que se tienen registros.

[nota_relacionada id=1236210]

Las prioridades del gobierno de López Obrador están lejos de atender la realidad de esos más de 12 millones de nuevos desempleados o de esos cientos de miles de negocios que cierran día con día. Decía Carlos Abascal que el objeto de la economía es organizar los diferentes recursos de los que dispone una comunidad para contribuir al pleno desarrollo de cada persona y de la comunidad entera; pero lo que hoy nos presenta en el Paquete Económico el presidente López Obrador es precisamente lo contrario: la concentración de recursos para desarrollar unos cuantos proyectos a costa del desarrollo de la comunidad.

Lo he repetido en varios espacios y lo seguiré haciendo. Las familias mexicanas necesitan un presupuesto sin ocurrencias, que atienda las prioridades del país. Es posible reactivar la economía y apoyar a quienes más ha golpeado la emergencia sanitaria si se reorienta el gasto, si se postergan las obras faraónicas y se destinan los recursos donde más impacto pueden generar: en la salud y en el rescate económico.

POR JUAN CARLOS ROMERO HICKS
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PAN
@JCRomeroHicks
lctl


Compartir