Haz tu denuncia aquí

Alito, el dedo elector del PRI

El dirigente del tricolor impuso cambios estatutarios que lo facultan para imponer candidatos y alianzas electorales

OPINIÓN

·

Por si fueran pocos los problemas que enfrenta el PRI, convertido en un instituto político de oposición totalmente disminuido, ahora tendrá que resolver su vida interna en tribunales, después de que su presidente, Alejandro Moreno, impuso cambios estatutarios que provocaron una rebelión entre diputados, senadores y militantes.

En la sesión de su Consejo Político del lunes, sin decir “agua va”, Alito, con la ayuda de sus afines, modificó los documentos básicos del tricolor para imponer candidaturas a prácticamente todos los cargos de elección popular y tener manga ancha en la realización de alianzas electorales.

Ya encarrerado, quiso también abrogarse la facultad para designar a los coordinadores en las cámaras del Congreso de la Unión, tema que logró frenar el grupo disidente surgido de forma espontánea.

En el caso de la elección de candidatos, era una facultad que correspondía a los consejos políticos, a los comités directivos o al CEN, pero fue una regla que modificaron con cambios al Artículo 196.

A partir de ahora, dice la reforma: “El procedimiento de selección será sancionado por la persona titular de la Presidencia del CEN”, en este caso, del propio Moreno Cárdenas.

Algo parecido ocurrió con el Artículo 209, en el que se habla de los órganos encargados de sustituir a candidatos en casos de fuerza mayor. Ahora esa facultad también recaerá en él.

[nota_relacionada id= 1175650]

Por lo que hace a las convocatorias para postular candidatos, también fue modificado el Artículo 211. Arrebató esa facultad a órganos colegiados y la dejó en manos de su dirigente, quien tendrá la posibilidad de nominar candidatos en alianza con otros partidos.

En pocas palabras: hoy, como nunca, el más joven de los dirigentes nacionales del tricolor se erigió como el gran autócrata de la oposición. Sin tomar en cuenta las voces de sus coordinadores en el Senado y San Lázaro, pastoreó a todo su rebaño, léase la mayoría de los integrantes del Consejo Político, para imponer sus designios.

Algunos de los asistentes a la sesión virtual del lunes dicen que ni sus 12 gobernadores tuvieron tiempo de reaccionar. A todos, Alito los agarró papando moscas.

Esa es la razón por la que varios de los consejeros anunciaron que acudirán a los tribunales. Impugnarán el fondo y la forma, pues en el desarrollo de la sesión virtual del Consejo no se atendió el reglamento de deliberaciones, además de que hay reformas que podrían rayar en la inconstitucionalidad. Ya empezaron a organizarse algunas corrientes internas para iniciar la ruta legal, porque más allá de las violaciones a la ley, consideran que el ahora ex gobernador de Campeche hizo todo para poner al PRI al servicio de la 4T, cosa que sólo podrá hacer si asume el control absoluto en la toma de decisiones.

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “Hay una diferencia sencilla entre un dictador y un demócrata: si el demócrata no tiene oposición, su deber es crearla, mientras que el sueño del dictador es eliminarla”.

POR ALFREDO GONZÁLEZ
ALFREDO.GONZALEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALFREDOLEZ
lctl