Haz tu denuncia aquí

Fomentan consumo para superar crisis

OPINIÓN

·

Después del fracaso del esquema de Banco de México de dotar de liquidez a los bancos comerciales para que estos a su vez otorgaran créditos a cientos de miles de MiPymes afectadas por la pandemia, la semana pasada el instituto central  autorizó que  también se ofrezcan a las personas físicas créditos hipotecarios y automotrices, con lo que pretenden coadyuvar a la recuperación de las industrias automotriz, de vivienda y construcción, así como a todas las cadenas de valor y empleos que dependen de ellas.

Los malosos sospechan que los integrantes de la Junta de Gobierno de Banxico recibieron línea de “ya saben quién” para autorizar a los bancos a que abran las llaves del crédito en los rubros mencionados. Sin duda alguna, a pesar de que miles, millones tal vez, de personas fueron arrolladas económicamente por la pandemia, habrá quienes estén interesados en comprar una casa para cumplir el sueño de su vida, o un auto, pero ¿serán tan audaces como para contraer una nueva deuda en estos momentos de incertidumbre económica, cuando millones de personas perdieron su empleo? ¿No le tendrán miedo a los pesimistas que después del madrazo de -17.3% del PIB en el segundo trimestre la pronostican que la recuperación llevará hasta 10 años?

Lo que ocurre, es que el gobierno de la 4T sostiene que, si aumenta el consumo y no tiene déficit fiscal, el escenario económico para el país no va a estar tan complicado, dicen los que saben qué piensa el líder.  

[nota_relacionada id=1172677]

Pero resulta absurdo, por decir lo menos, que los bancos comerciales, auspiciados por las autoridades financieras, hayan ofrecido hace varios meses a sus clientes que antes de la pandemia contrataron créditos MiPymes, hipotecarios, automotrices, personales… un periodo de gracia de entre 4 y 6 meses para diferir el pago de sus créditos —programa que hasta mayo pasado sumaba más de 7 millones de personas  y los montos restructurados superaban los 900 mil millones de pesos—,  y ahora les autoricen a prestar más lana.  ¡Es como si les aplicaran la quebradora! Exclaman los observadores.  

AGENDA PREVIA

La semana pasada funcionarios del gobierno federal presentaron el programa de Alimentación Saludable, Justa, Sustentable y Económica. Informaron que la estrategia consiste en cinco líneas prioritarias, entre los que destaca promover hábitos de consumo saludables que van de la mano con el nuevo etiquetado frontal en los alimentos (con octágonos negros que advierten de exceso de azúcares, grasas, calorías…) para que los consumidores puedan tomar decisiones conscientes e informadas a la hora de adquirir sus alimentos.

Pero el viernes, las secretarías de Salud y de Economía, así como la Cofepris y la Profeco, decidieron —mediante un acuerdo publicado en el Diario Oficial—, que el mencionado etiquetado entre en vigor el 1 de diciembre de este año y no el 1 de octubre como estaba programado. Los dueños de las empresas afectadas, principalmente las que producen “veneno negro” –López-Gatell dixit— y Bimbo, consiguieron el aplazamiento argumentando esta última que el nuevo etiquetado no le dejaba espacio para imprimir la figura del osito. ¡Ah bárbaros!  

POR LUIS SOTO
LUISAGENDA@HOTMAIL.COM
@LUISSOTOAGENDA

lctl