Haz tu denuncia aquí

EU y China: La Nueva Guerra Fría del Siglo XXI

OPINIÓN

·

Los eventos del último mes entre los gobiernos americano y chino no son sino presagios de la nueva Guerra Fría del siglo XXI. A medida que avanza el siglo se hace más presente la lucha de la China comunista por alcanzar el dominio mundial, para lo que se ha valido de cambios estructurales impensables en la época de Mao Ze-Dong, del sistema marxista- leninista instaurado en 1948.


Aunque parezca contradictorio, China se ha transformado en una simbiosis de Estado comunista-capitalista, que toma de cada una de estas dos facetas lo que más conviene a sus intereses sin menoscabo del autoritarismo y sistemas represivos que mantienen sometida a su población.Sistema contradictorio porque a partir de los cambios económicos realizados desde las épocas del gobierno de Zhou En Lai, en los años 70, el sistema comunista chino se doblegó a su anterior cerrazón, permitiendo la entrada de grandes capitales y empresas transnacionales, que en el lenguaje comunista no son sino entidades explotadoras de la fuerza de trabajo que se apropian de la plusvalía generada por las grandes masas de trabajadores, lo que históricamente constituyó una de las  principales luchas de los sistemas comunistas instaurados en el mundo, lo mismo en la exUnión Soviética que en Corea del Norte, Cuba y, por supuesto, en la China comunista de Mao.La creciente simbiosis comunista-capitalista relanzada por el presidente  Xi Jinping ha permitido a China alcanzar muy altas tasas de crecimiento, dieces y doces por ciento en algunos años, que la han erigido en potencia mundial, y casi dando por descontado que en cosa de una o dos décadas más habrá de convertirse en el país hegemónico mundial. Dichos deseos, sin embargo, han sido de alguna manera frustrados por la administración de Trump, quien desde su primera campaña política ha tenido como slogan el famoso ¡Make America Great Again!, con pilares fundamentales en reducir el creciente déficit comercial con China –que ha sido cumplido con creces–;  sancionar, como ningún otro Presidente, el plagio de tecnologías, además de haber desplegado toda una política de Estado para detener el avance internacional del país asiático en el dominio de los flujos de información a través de la instalación de la 5G (quinta generación de tecnologías de telefonía móvil).Los problemas surgidos durante el presente año entre ambas potencias derivadas de la pandemia iniciada en China, que según los norteamericanos fue escondida y minimizada intencionalmente, y la reciente violación del acuerdo sino-británico de 1984 respecto al estatus jurídico de Hong Kong, han sido las gotas que han derramado el vaso y que han conducido al cierre de consulados en Houston y Chengdu, lo que pone en riesgo la relación diplomática entre ambas naciones y los equilibrios geopolíticos. Por lo pronto, ya se gesta una alianza alrededor de los EU entre países capitalistas de primer orden como Gran Bretaña, India, Japón, Australia y algunos del sureste asiático contra de lo que se ha denominado "el agresivo expansionismo chino". Sin duda, una reedición de la llamada Guerra Fría.

[nota_relacionada id=1150061]

POR AGUSTÍN GARCÍA VILLA
ANALISTA ECONÓMICO
ORBE@ELHERALDODEMEXICO.COM
lctl