Golpe de timón

Apenas hace nos días el Inegi dio a conocer los resultados de la actividad económica del país, los cuales sentenciaron que la jornada de sana distancia y el paro obligatorio de actividades, consecuencia de la pandemia causada por el COVID-19, sumieron a la economía mexicana a niveles históricos durante el segundo trimestre del año.

De acuerdo con esta dependencia, el PIB mostró un retroceso real de -18.9% en comparación con el mismo periodo de 2019, convirtiéndolo en un hito económico en México. La caída anterior más fuerte había ocurrido en el segundo trimestre de 1995, donde el retroceso fue de -8.6%.

En ese sentido, especialistas en la materia, estiman que esto significará un retroceso de 10 años en materia económica y auguran una recuperación lenta, dependiente de los niveles de contagio globales, la respuesta del sector público, los efectos globales de la economía y el regreso meticuloso de todas la empresas a las actividades laborales.

Increíblemente, ante este panorama francamente desesperanzador, tenemos al presidente López Obrador asegurando que “ya pasó lo peor” gracias a las estrategias que se están implementando en todos los sectores, enfatizando en que este estudio propuesto por el Inegi comprende hasta junio, por lo que dará tiempo para la recuperación. ¿A qué estrategias se estará refiriendo? A la de sólo invertir el 1% del PIB para atender la pandemia, prometer 2 millones de nuevos empleos en 9 meses o priorizar la felicidad y bienestar como indicadores económicos.

La realidad es que esta pandemia llegó y evidenció la precaria situación económica y sanitaria que tenemos en el país. Recordemos que a finales del año pasado se perdieron 400 mil empleos, al borde de una recesión económica, y a esto se suman cerca de dos millones de empleos formales como consecuencia de la pandemia. Los indicadores son fríos, de acuerdo con el Coneval, ya son 70 millones de mexicanos que no tienen recursos suficientes para adquirir la canasta básica.

El presidente insiste en que ya “tocamos fondo”, sin embargo, le faltó añadir que “viene lo peor”. De acuerdo con Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, estas cifras del segundo trimestre del PIB confirman la peor caída económica registrada y sí, es necesario iniciar el proceso de recuperación, pero ésta será difícil, prolongada. Si bien se tocó fondo, se estima que el 2020 cierre con un -10%, siendo de por sí la peor contracción económica desde la Gran Depresión.

Sin una estrategia de recuperación económica responsable, basada en facilidades para la creación y mantenimiento de empleos, acompañada de un incremento diario sostenido de casos confirmados de coronavirus, el panorama no es muy desalentador. Urge un golpe de timón.

[nota_relacionada id=1173674]

POR AZUL ETCHEVERRY

AETCHEVERRYARANDA@GMAIL.COM

@AZULETCHEVERRY

eadp

No te pierdas el podcast exclusivo de COVID-19 


Compartir