Érase una vez... México

Eso es precisamente lo que hizo el Presidente López Obrador en estos 18 meses al frente del gobierno de nuestro país

Qué le dirían a su novia o novio si les propone matrimonio, les ofrece y promete que desde el primer año van a vivir en casa propia, en una buena zona, con parques públicos de calidad, escuelas alejadas de drogas y violencia, un trabajo digno que les va a permitir vivir bien, ahorrar, viajar, etc.?

¿En dónde firmo? Sí. Sí, y Sí. ¡El sueño de una vida!

Sin embargo, pasan los primeros dos trimestres y no hay un sólo cambio. Es más, viven en casa de sus papás. Transcurre un trimestre más y sin incrementar sus gastos ya deben dinero, pasa otro trimestre y ahora deben lo doble, y pasa otro más, ahora deben 18.9% extra. Hacen cuentas sacan sus números y resulta que se tardarán casi 10 años, siempre y cuando comiencen desde ahora a cambiar sus decisiones, para regresar a la posición donde estaban hace casi año y medio.

Eso es precisamente lo que hizo el Presidente López Obrador en estos 18 meses al frente del gobierno de nuestro país.

Continuando con la historia de la pareja imaginemos qué en esta lógica, y con la situación que atraviesan, el esposo (AMLO) le va a proponer a su esposa (México ) tener un hijo en el 2021, convenciéndola con el cuento de que lo peor ya pasó y que ahora sí le va a cumplir todas las promesas cuando le propuso matrimonio, y la mejor prueba es su voluntad de procrear un heredero(a).

La esposa comienza a revisar a detalle las cuentas y analiza que los números duros a través del último reporte del INEGI establecen que únicamente al inicio de su matrimonio (gobierno), con la inercia del pasado en los primeros tres meses sólo se creció 1.1%.

Además, no ha habido un sólo día en el que la economía en lo global haya tenido números positivos. ¡Ni uno sólo! Que lo único que acumulan son dos trimestres con un decrecimiento cercano a cero (-1.1 y -0.4), dos más con una recesión ya consolidada (-0.7 y -1.4), y finalmente el último trimestre con un decrecimiento de (-)18.9%.

Al mirar hacia el futuro se observa que las noticias son todavía peores, porque si vemos las condiciones del país en los rubros más importantes resultan muy preocupantes. Por ejemplo, en el de los energéticos, que aunque supuestamente somos cada vez menos dependientes de ello, sigue siendo un importante ingreso del país, PEMEX ha perdido 44 mmdp tan sólo en el último trimestre, dimensionada es un patrimonio negativo de 2.5 billones de pesos que equivalen al 11.5% del PIB.  Esto significa la quiebra más grande de cualquier empresa pública o privada en la historia del país. Solo comparable con empresas de países que perdieron la guerra. En números duros Pemex en 2017 obtuvo ganancias por 112,022 mdp, en 2018 por (-) 44,458 mdp, en 2019 por (-) 238,603 mdp, y finalmente este año lleva 581,016 mdp negativos.

Habría que preguntarle al esposo: ¿Para que sigue metiéndole dinero bueno al malo?

Porque la CFE ha estado adquiriendo 2 millones de toneladas de carbón con el pretexto de impulsar la economía, para que el resultado sea una pérdida de 858% tan solo en el primer trimestre del 2020, cuyo acumulado es de (-)121 mil millones de pesos.

Según Statista, en materia de turismo México con 15.5% de la economía dependiente de ello, es el país más vulnerable del mundo, superando a países como España, Italia, Alemania, Japón y EE.UU.

Para acabar de complicar la situación, los EEUU y Donald Trump, el nuevo gran patrón de AMLO, a quienes les hipotecamos nuestro futuro sufrieron el peor trimestre económico en su historia, desde que se tiene registro con una contracción de 32.9%. Muy difícil, sino imposible que nos impulsen en el corto y mediano plazo. El sueño de la Casa Blanca era una recuperación en "V"  como se le denomina, rebotando literalmente la economía, con un crecimiento del 20% en el tercer y cuarto trimestre. Sin embargo es muy probable que exista un segundo rebrote del COVID-19, lo que no sólo hace más larga la recuperación, sino que el pronóstico de números negativos se hace de nuevo presente.

En esta ocasión ya no seguiremos  con el análisis de otros rubros, para no espantarnos más, sin embargo hay una pregunta obligada, y es cómo tendrán que prepararse ciudadanos y comerciantes para la reapertura, cuándo existe el riesgo de un posible rebrote que los puede dejar literalmente desnudos. El 80% de las familias, según Ipsos,  menciona que los precios de los alimentos y productos esenciales del hogar, han aumentado considerablemente en los últimos meses.

Lo mejor que puede hacer esta esposa, es no aceptar la propuesta y promesas del marido, que además se ha vuelto violento y amenazador porque no ha sabido manejar las cosas. Fajarse muy bien la falda y huir cuanto antes de ahí, para replantearse una nueva vida  por delante. Porque a estas alturas las promesas ya no enamoran, menos convencen, peor aún, aterran hasta a los más enamorados, porque quién puede confiar cuándo ya no se tiene ni con que comer.

Mis tías siempre sabias me decían que de amor no se puede vivir, únicamente soñar, y eso, solo por algún tiempo.

¿Qué tanto afectará el síndrome de la esposa engañada y maltratada (México) a la sociedad mexicana? [nota_relacionada id=1173470]

POR MARTHA GUTIÉRREZ

ANALISTA EN COMUNICACIÓN POLÍTICA

@MARTHAGTZ

eadp

Escucha aquí nuestro exclusivo podcast de Coronavirus:


Compartir