¿Y la educación sexual?

Estos resultados deberían escandalizarnos. ¡Niñas de 10 años embarazadas! ¿Quién las embaraza? No hay palabras

Todo mundo habla del aborto. Los estados y sus congresos legislativos debaten: que si cárcel, que si penas o que si es moral o no, e incluso que si se llega a cometer un asesinato. Y es un ángulo válido de reflexión. Es más, es necesario debatirlo.

Peeeeerooo: ¿quién discute el asunto de la prevención del embarazo? Parece que lo hemos normalizado y lo que sigue es la discusión del aborto. Las penas, la religión de por medio, las creencias y lo que quieras o mandes. Sin embargo, desde hace mucho, no vemos campañas institucionales para prevenir embarazos no deseados.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el segundo lugar en el mundo en cuanto a embarazos no planeados, entre mujeres de 10 a 19 años, y el primer lugar en América Latina.

Estos resultados deberían escandalizarnos. ¡Niñas de 10 años embarazadas! ¿Quién las embaraza? Ufff... Lamentablemente son hombres de su primer círculo: el abuelo, el papá, el tío, el primo, el padrino o los amigos de la familia.

No hay palabras.

La Secretaría de Gobernación, a través del Consejo Nacional de Población (Conapo), junto con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), advirtió que en México se prevén poco más de 171 mil embarazos no deseados o planeados entre 2020-2021

Esas eran las estimaciones antes de la pandemia. Resulta que, con la cuarentena, las agresiones, los ataques sexuales y los embarazos no deseados se volvieron un problema mayúsculo.

Sin embargo, en vez de acudir a denunciar los hechos, ¿qué ocurre? Lo siguiente —en buena parte de los casos—: las mujeres dejan de denunciar las agresiones en el encierro. Eso en cuanto a los ataques sexuales de menores. Pero las parejas mujeres también suelen ser atacadas.

En el caso de los embarazos en pareja, también se incrementan y, en esta coyuntura, los servicios de salud no reciben a las mujeres para prevenirlas y ellas no se permiten usar métodos anticonceptivos por miedo al contagio de COVID-19 hasta en un 30%. Esto quiere decir que aumentarían 35 mil 813 embarazos no deseados o planeados con respecto a la tendencia esperada sin la emergencia sanitaria.

Sin embargo, sigamos hablando del aborto. Su penalización no evita su práctica. Se estima que la mitad (54%) del total de embarazos no planeados en México se resuelve mediante un aborto inducido, a pesar de las restricciones legales en algunas entidades. Esto quiere decir que México ocupa el primer lugar en Latinoamérica y el segundo en el mundo con 760 mil casos al año de embarazos no deseados

Basta ya de tratar el tema de los embarazos como un asunto abortivo. ¡Que las autoridades sanitarias, estatales y federales hagan su trabajo! Necesitamos reforzar la educación sexual en las escuelas, lugares de trabajo y con la población abierta para que entendamos y reconozcamos que buena parte de los embarazos ocurren por ataque sexuales, pero no caigamos en el error de normalizar los otros embarazos, los de placer y/o voluntarios. Por eso la otra forma de evitar los embarazos no deseados son los métodos anticonceptivos antes de poner a debate el asunto moral.

[nota_relacionada id=1172378]

POR SOFÍA GARCÍA 

CONDUCTORA DE EL HERALDO RADIO

@SOFIAGARCIAMX

eadp


Compartir