Haz tu denuncia aquí

Puros apapachos en la visita

Efectivamente, fallaron los pronósticos. Trump no sólo no se desbocó, sino que apapachó a López Obrador bien y bonito

OPINIÓN

·

Clareaba el día. El embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, subía a Twitter una fotografía del instante y escribía: “Amanece un día importante en Washington”.

Al tiempo, en la residencia de la Embajada de México en la capital estadounidense, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su anfitriona, Martha Bárcena, intercambiaban ideas y se disponían a arrancar la jornada. Nada, hasta ese momento, les aseguraba —por más que lo hubieran blindado y “planchado” ambas partes en arduas horas de trabajo— un comportamiento respetuoso de Donald Trump.

Quién iba a decir que, 12 horas después, ambos mandatarios reirían del fracaso de los pronósticos que auguraban terminarían confrontándose: “No nos peleamos. Somos amigos y vamos a seguir siendo amigos…”, festejaría López Obrador —celebrarían ambos— momentos antes de iniciar la cena de gala que le ofrecería Trump en la Casa Blanca.

Pero antes hubo mucha tensión (la propia expresión del mandatario mexicano a su llegada a la Casa Blanca —tenso y ojeroso— lo revelaba). Y es que nada garantizaba al canciller Marcelo Ebrard y a los diplomáticos, de uno y otro lado, que el hombre naranja no haría una de las suyas.

Una primera sorpresa: Trump aguardaba a López Obrador a las puertas de la Casa Blanca. Deferencia que no siempre tiene con otros mandatarios.

Faltaba lo más difícil. Al menos, frente a lo que suele ocurrir ante periodistas y cámaras en el Jardín de las Rosas, al término de encuentros privados. Ahí es donde el Presidente de EU suele desbocarse y jugar para sí y su electorado.

Las comitivas de ambas partes estaban expectantes…

¡Pero no ocurrió! Trump se ciñó al discurso que llevaba escrito y su trato hacia Andrés Manuel y hacia nuestro país fue —en palabras de Ebrard— “cálido y respetuoso”.

“Estamos haciendo un trabajo magnífico, compartimos amistad, relación, sociedad y nuestra relación se basa en confianza y respeto mutuo y en la dignidad de ambas naciones”, aseguraría el Presidente de los EU.

AMLO fue aún más efusivo: “Usted no ha pretendido tratarnos como colonia sino que, por el contrario, ha honrado nuestra condición de nación independiente. Por eso estoy aquí, para expresar al pueblo de Estados Unidos que su Presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto; nos ha tratado como lo que somos: un país y un pueblo digno, libre, democrático y soberano”.

(¿En serio? Otro día le entramos al análisis de las declaraciones). Por lo pronto, la rúbrica de los apapachos de uno y otro lado ocurrió en la cena con los empresarios, frente a quienes ambos Presidentes rieron y confirmaron su amistad. “Es un privilegio tenerlo como amigo”, asentaría entonces Trump.

•••

GEMAS: La cereza de la visita a Washington: El exgobernador de Chihuahua, César Duarte —sobre quien pesa una solicitud de extradición— fue detenido en Miami. [nota_relacionada id=1133505]

POR MARTHA ANAYA 

MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM 

@MARTHAANAYA

eadp