Haz tu denuncia aquí

Las dos caras de la pandemia

Los mensajes fallidos de Hugo López–Gatell han ido minando la confianza de la población

OPINIÓN

·

En el transcurso de la pandemia en México existe un análisis distinto por parte de dos servidores públicos protagonistas en el tema; uno es errático y el otro es cauteloso y responsable.

Por una parte, el subsecretario de Salud, Hugo López–Gatell, quien con su estilo y manejo al comienzo de la pandemia generó confianza. Sin embargo, hoy su proceder es errático y cada día se enreda más en sus contradicciones y datos a modo.

Sus mensajes fallidos han ido minando la confianza de la población, y pareciera no darse cuenta que su proceder golpea la imagen del gobierno federal y la aprobación del presidente López Obrador.

Hoy en día nadie tiene duda que las muertes producto del COVID-19 reportadas por López–Gatell en sus largas y tediosas conferencias de las tardes, no son exactas. Según la Base Nacional del Registro Civil, administrado por el Renapo, el número de muertos en la Ciudad de México es por lo menos el doble.

La diferencia radica en que el subsecretario informa únicamente de las defunciones con pruebas positivas a COVID-19 y ha dejado fuera las muertes en las que las personas tuvieron síntomas de la enfermedad o fue una causa probable del fallecimiento.

Sabemos que hay gente que no llega a los hospitales, que muere en su casa o en el coche, sin que se tome la prueba de laboratorio.

Por otra parte, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ha sido más cautelosa y, sobre todo, responsable. Con sus mensajes diarios alerta a la población sobre el riesgo e invita a que, si no es necesario salir, nos quedemos en casa. Siempre sale a dar sus comunicados con un cubrebocas, el cual ha sido recomendado por la OMS y por verdaderos doctores como Alejandro Macías y Francisco Moreno, dando un ejemplo y, sobre todo, un mensaje claro a la población. Ah, pero nuestro rockstar sale sin el menor empacho a dar sus conferencias a cara limpia, para beneplácito de su club de admiradoras, dando la nota por su necedad y falta de empatía con la gente más vulnerable.

Decía López–Gatell, cuando se cuestionó a las autoridades mexicanas en el New York Times y en el Wall Street Journal, que vivían en realidades paralelas, pues parece que no tanto.Sheinbaum, por el contrario, ha sido empática con los más vulnerables, respetuosa de las recomendaciones internacionales de la OMS, además de que, a diferencia de López–Gatell, ha sido clara, explícita y contundente en sus mensajes. No vayamos más lejos, mientras que la jefa de Gobierno ha dejado claro siempre en qué etapa de la pandemia nos ubicamos, el experto de López–Gatell todavía no sabe en qué kilómetro de la curva nos encontramos, y según él estamos en el pico desde abril.

Como siempre, la ciudadanía, el pueblo como lo llama el Presidente, tendrá que salir a dar una vez más la cara como lo ha hecho en otras tragedias por las que hemos atravesado. Demostrar que está por encima de las circunstancias, que cuando se nos requiere sabemos enfrentar tragedias nacionales siempre unidos.

La gente sabrá distinguir entre personas preparadas que quieren el bienestar de los demás, como los doctores Macías, Moreno y Sheinbaum, y un merolico que sólo se aferra a sus cinco minutos de fama. [nota_relacionada id=1132775]

POR EDUARDO MACÍAS GARRIDO

ABOGADO @116GMAIL

EDUARDOMACG@ICLOUD.COM

eadp

Escucha aquí nuestro exclusivo podcast de Coronavirus: