Haz tu denuncia aquí

La cena de anoche con Trump

AMLO estuvo con los CEO del mundo energético, sin prejuiciosos personajes que asocian la soberanía con el petróleo

OPINIÓN

·

Como mencioné en esta columna hace unos días, el énfasis del presidente Donald Trump al invitar a Andrés Manuel López Obrador a la Casa Blanca estaba en el sector energético. Trump quiere que Norteamérica sea un solo bloque en gas, petróleo y electricidad.

Y así fue. Anoche la cena tuvo ese componente fundamental, el energético, al incluir a los líderes de tres corporaciones de ese sector: Gretchen Walkings, la presidenta de la subsidiaria estadounidense de Shell; Dan Dignes, presidente de Cabot Oil & Gas; y Jeff Martin, presidente de Sempra (la empresa dueña de Ienova, donde Andrés Conesa también es consejero).

Trump fue enfático (aunque sutil) al respecto, cuando en su discurso en el Rose Garden en la Casa Blanca, a media tarde, aseguró que “estamos edificando una alianza económica y de seguridad”. Y para Estados Unidos el sector energético es de seguridad nacional. Por eso hay que leer con atención cuando señala que “el potencial de Estados Unidos y de México no tiene límites”. Y si no tiene límites, pues no los tiene.

El presidente López Obrador acusó recibo de esta intencionalidad de Trump, al abrir su discurso notoriamente hablando de América del Norte como una de las “regiones económicas más importantes del planeta” y subrayando que el T-MEC es una “gran opción para producir” con “menores costos de transporte” y con “proveedores confiables para las empresas”. Y no puede haber una base de manufactura potente en México si no existe energía para esas fábricas.

La visita de AMLO a Washington ha sido sumamente positiva. Un rotundo éxito. Se trata probablemente del suceso que envía la señal más relevante al mundo empresarial, y con un componente estratégico hacia el sector energético: en la mesa de anoche no se sentaron Rocío Nahle ni Manuel Bartlett.

AMLO convivió con los CEO del mundo energético, no con subversivos y prejuiciosos personajes que asocian soberanía con petróleo.

¿Borrará la cumbre de Washington el desastre económico que México tiene desde el año pasado? Difícilmente en el corto plazo.

Sin embargo, es muy probable que el vigor con el que se recuperará el PIB de EU magnetice a la economía mexicana, sobre todo si a partir de ayer el gobierno de López Obrador borra todo indicio o tentación de crear confusión a la inversión, y eso es algo que debió quedar muy claro ayer en la cena con los CEO, particularmente los del sector energético.

TALOS ENERGY

El primer signo de que las cosas en el sector energético se tienen que corregir ocurrió ayer mismo, cuando la Secretaría de Energía, de Rocío Nahle, instruyó a Pemex y a Talos Energy Offshore a unificar un yacimiento compartido en el campo petrolero “Zama”. Falta ver los detalles, pero acciones de esta naturaleza son lo mínimo necesario: “será desarrollado entre la empresa del Estado y un privado”. [nota_relacionada id= 1133222]

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM
WHATSAPP 56-1164-9060

lctl