Haz tu denuncia aquí

Puro show en la 4T

OPINIÓN

·

Mientras la coyuntura de este 2020 impone asuntos importantes y urgentes, al presidente López Obrador sólo le interesa el show. Claro, todo con un solo objetivo: arrasar nuevamente en las elecciones intermedias del próximo año para garantizar la continuidad de su proyecto político e ideológico.

La conferencia de prensa del lunes rayó en lo ridículo, pero no quiso desaprovechar la oportunidad. El flamante Boeing 787 Dreamliner, identificado como TP01 José María Morelos y Pavón, dentro del hangar construido ex profeso, fue el escenario perfecto.

López Obrador no permitió que se hablara de otra cosa. Los 43 mil 680 muertos por COVID-19 podían esperar. Lo importante era reafirmar que el avión presidencial se va a vender, aunque nadie haya querido comprarlo hasta ahora. Los 390 mil 516 contagios confirmados de coronavirus fueron ignorados. Había que destacar que la rifa-no rifa del avión va viento en popa, aunque sólo se haya vendido la cuarta parte de los seis millones de boletos.

Los muertos y desaparecidos por el golpe del Huracán Hanna, apenas horas antes, no merecieron mención alguna en la mañanera. ¿Para qué? Había que destacar que la aeronave tiene ¡hasta caminadora! Seguramente las 50 personas afectadas por las lluvias e inundaciones en Reynosa, Tamaulipas, estaban preocupadas por saber el tamaño de la cama en el avión.

Me imagino al millón 181 mil mexicanos que perdieron su trabajo por culpa de la pandemia —y que no han recibido ayuda del gobierno— pensando qué tan mullidos serán los asientos, tapizados en piel, a bordo del avión. 

Pero no. En lugar de explicar por qué no se ha pensado un programa para evitar la muerte de medio millón de empresas por la crisis, debía justificarse el gasto de 1.2 millones de dólares por los 19 meses que pasó el TP01 metido en un hangar de California. ¿No habría sido mejor gastar ese dinero en insumos médicos para combatir el COVID-19? ¿O para comprar medicamentos para los niños con cáncer?

El Presidente está más pendiente de lo que Emilio Lozoya dice que va a declarar, que de las propuestas de la Iniciativa Privada para reactivar la economía. A López Obrador le interesan más las revelaciones del exdirector de Pemex que conocer las evidencias científicas sobre los beneficios del uso del cubrebocas para evitar contagios de coronavirus y salvar vidas.

Dedica más tiempo a la construcción de su proyecto ideológico que a la construcción de una economía robusta, justa y equitativa. Responde y denuesta de inmediato a sus críticos y calla ante los desafíos de los narcos. 

Para López Obrador, el avión presidencial representa la ostentación faraónica del mal gobierno, los excesos, derroche y lujos del pasado. ¿Estará consciente de que su gestión quedará marcada por lo que ha hecho y lo que ha dejado de hacer frente a la pandemia y la crisis económica? ¿Imaginará los calificativos que recibirá su gobierno en el futuro? Lo dudo. Mientras tanto, lo que importa es el show. [nota_relacionada id=1166900]

POR ALEJANDRO CACHO

CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM 

@CACHOPERIODISTA

eadp

Escucha aquí nuestro exclusivo podcast de Coronavirus: