Haz tu denuncia aquí

Lozoya y la omertá mexicana

OPINIÓN

·

Omertá es el código de honor siciliano que prohíbe informar sobre las actividades delictivas realizadas por el grupo criminal al que pertenecen. Esta práctica es común en los grupos criminales en los casos donde un testigo o una de las personas incriminadas, permanece en silencio por temor a las represalias protegiendo a otros criminales partícipes que no fueron aprehendidos. En la cultura de la Mafia, romper el juramento de omertá es punible con la muerte.

Tommaso Buscetta fue el primero en romper la omertá dentro de Italia. Buscetta fue arrestado a petición del juez Falcone, siendo el primero en colaborar con las autoridades, describiendo la organización, funcionamiento y modus operandi utilizado por la mafia.

Emilio Lozoya decidió romper el código de silencio, la omertá mexicana, que protege a los políticos pertenecientes al mismo grupo de poder. No lo hizo por patriotismo desde luego, sino para buscar suavizar su proceso penal y derivado del abandono de su grupo. Lozoya busca ser considerado como testigo colaborador y así obtener beneficios procesales con su testimonio.

Lozoya detenido en España en febrero, imputado de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, pactó con la Fiscalía General de la República su extradición y proceso en México.  Al llegar al país fue hospitalizado por “anemia”, las autoridades españolas sostienen que se encontraba bien al salir, casualmente enfermó durante el vuelo.

[nota_relacionada id=1164880]

Rompiendo la omertá, Lozoya señaló que Odebrecht pagó cuatro millones de dólares para la campaña de Peña Nieto, reuniéndose en aquel tiempo para ello con Luis Meneses, exdirector de Oderbrecht México por instrucciones de Luis Videgaray, ex coordinador de la campaña, quien aparentemente dispuso de ese dinero para pagar asesores electorales.  También señaló que, con Peña en la presidencia, Odebrecht pagó seis millones de dólares a funcionarios con el objeto de ser beneficiada con grandes contratos, entre ellos las obras en la refinería de Tula. Ese dinero también sería utilizado para sobornar a diversos legisladores a fin de garantizar que fuera aprobada la reforma energética. Lozoya dijo haber sobornado con 52 millones 380 mil pesos a legisladores del PAN para aprobar las reformas planteadas en el pacto por México, encabezando dicha estrategia el propio Peña y Videgaray,  este último instruyéndolo entregar a Ricardo Anaya 6.8 millones de pesos, así como a los gobernadores Francisco Domínguez y Francisco García Cabeza de Vaca.  Resulta difícil creer y conveniente para el gobierno actual de cara a las elecciones de 2021, que solo hayan sobornado a legisladores del PAN y no del PRD y otros partidos, algunos aliados al régimen actual que también votaron a favor de las reformas.  Pero en México, lo importante nunca a sido acabar con la corrupción, lo importante a sido acabar con la corrupción de otro grupo y sacar raja política.  La omertá mexicana sigue vigente,  es él mismo infierno con diferente diablo, solo que éste diablo es peor que los anteriores.

POR JOSÉ LAFONTAINE HAMUI
ABOGADO
@JOSE_LAFONTAINE

ovh