El funesto legado de López-Gatell

Al pódium del deshonor mundial nos conduce el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, quien se está ganando, a pulso, el sobrenombre de Doctor Muerte, que le han endosado usuarios de redes sociales por su manejo en la crisis de COVID-19.

México (44 mil 22 muertos hasta ayer) está a nada de colocarse como el tercer país con más fallecidos por COVID-19, sólo por debajo de Estados Unidos y Brasil, pues al ritmo que vamos superaremos en las próximas horas los 45 mil 844 muertos de Gran Bretaña. Sin embargo, ni siquiera esa ignominiosa cantidad de decesos hará que Gatell modifique un ápice su mal llamada estrategia para combatir la peor pandemia mundial en 100 años.

Se mantendrá en su gastada línea discursiva: que “no hay prueba científica de que el uso del cubrebocas sirva para evitar los contagios”, que “la curva se está aplanando”, que están matando a los mexicanos sus malos hábitos, porque los llevan a padecer diabetes, hipertensión y obesidad.

Aprendió muy rápido que la propaganda es más efectiva que la verdad y la ciencia para los fines de la cuatroté y que en la inmediatez le reditúa más bailar gustoso al son que le toca, desde Palacio Nacional, el presidente Andrés López Obrador, sin darse cuenta de que en algún momento a él le cargarán los miles y miles de muertos que se van acumulando.

[nota_relacionada id=1164446]

Porque incluso el Presidente, que es el primero en desobedecer las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, ya se vacunó de cualquier responsabilidad, repitiendo que no usa cubrebocas porque así se lo ha recomendado el doctor López-Gatell, de ya funesta memoria.

Si ya su jefe lo señala desde ahora, que no extrañe a López-Gatell que lo responsabilice, a la hora de rendir cuentas, de las muertes causadas por su abyecto lacayismo.

Y se dará cuenta de que no lo convirtieron en ídolo, sino en chivo expiatorio.

***

EN EL VISOR: De trampolín político se toma el cargo de superdelegado, creado por capricho presidencial para operar programas sociales en los estados. Para las 15 entidades que renovarán gubernaturas en 2021, ya 13 superdelegados aspiran a ser candidatos de Morena.  

Jesús Ruiz Uribe, para Baja California; Víctor
Manuel Castro Cosío, Baja California Sur; Katia Meave, Campeche; Juan Carlos Loera, Chihuahua; Indira Vizcaíno, Colima; Pablo Amílcar Sandoval, Guerrero; Manuel Peraza Segovia, Nayarit; Blanca Judith Díaz, Nuevo León; Gilberto Herrera, Querétaro; Gabino Morales, San Luis Potosí; José Jaime Montes Salas,
Sinaloa; Jorge Taddei Bringas, Sonora; y Lorena
Cuéllar, Tlaxcala.   

Pero apenas cinco tienen actualmente posibilidades de convertirse en abanderados de Morena: Castro Cosío, Vizcaíno, Amílcar Sandoval (porque, de momento, se bajó de la contienda Félix Salgado Macedonio, quien lideraba las encuestas), Herrera y Cuéllar.

POR RAYMUNDO SÁNCHEZ
RAYMUNDO.SANCHEZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@R_SANCHEZP

lctl

Escucha aquí nuestro podcast sobre coronavirus


Compartir