Haz tu denuncia aquí

Estilo presidencial

López Obrador aplicó el famoso “pegar y sobar” con Carlos Salazar

OPINIÓN

·

Hace un par de días, el presidente López Obrador anunció que el proceso de la propuesta para la reforma al sistema de pensiones ya se encuentra en marcha para pasar al Legislativo. Enfatizó que ya se tiene trabajando más de un año con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), CTM, IMSS y con los líderes de la Cámara de Diputados y del Senado, de quienes se hizo acompañar para dar el anuncio. Esencialmente, esta propuesta busca la reducción de mil 250 semanas cotizadas obligatorias a 750 para obtener pensión garantizada, es decir, bajaría de 25 a 15 años, asimismo, la aportación patronal aumentará de 5.15 a 13.87 por ciento.

Al estilo de López Obrador, y el famoso “pegar y sobar”, dijo abiertamente que Carlos Salazar Lomelín, líder de la CCE, es quien “ha venido trabajando durante un año, incluso hemos tenido diferencias, nos distanciamos por la sana distancia, sin embargo, él continuó tratando, hablando, con los representes del sector empresarial [...] y ayudó a construir este proyecto que hoy se va a dar a conocer”. Lo que es una muestra de acercamiento con los empresarios... hoy, mañana quién sabe, también muy a su estilo.

Este proyecto de reforma es un paso importante para tener un país más igualitario y más justo, mucho más cuando el bono demográfico mexicano está a poco tiempo de entrar en su curva descendente, sin embargo, como todas la leyes, esta tampoco será retroactiva y los trabajadores que estén a punto de jubilarse no se verán beneficiados, realmente el aprovechamiento de esta reforma lo verán la llamada Generación Afore, aquellos que ya por colapsar el sistema de pensiones del país se sometieron a un sistema mixto, una parte seguía igual, aunado al ahorro voluntario para el retiro.

Según el Inegi, y sin contar el desempleo ocasionado por la pandemia, en un país donde de la población de 15 años y más 60.4% es económicamente activa, de la cual 31.1 millones considerada ocupada se encuentra en la informalidad, esto representa 56.2%, y dentro de este segmento, 48.8% (15.3 millones) forma parte del sector informal, en tanto que 51.2% (16 millones), presenta condiciones laborales consideradas informales (es decir el autoempleo o condiciones de precariedad social), realmente el esfuerzo se queda un poco lejos de las necesidades de este país.

En este sentido, llegó el momento de que la oposición, opinión pública y ciudadanía en general debemos ser aún más críticos con las acciones de la 4T. No podemos permitir caer en los anzuelos que constantemente arroja el Presidente y sólo se quede en su forma de comunicar, de inventarse adversarios y de continuar con sus rounds de sombra.

Se tienen que revisar sus programas, acciones de gobierno y las políticas públicas llevadas a cabo en esta administración, así como los resultados e impacto en la ciudadanía.

[nota_relacionada id=1157882]

POR ADRIANA SARUR

ADRIANASARUR@HOTMAIL.COM

@ASARUR

eadp