Haz tu denuncia aquí

El ascenso de Alfredo Del Mazo

Hay que observar de cerca el desempeño del Gobernador, cuya gestión terminará un año antes de la elección de 2024

OPINIÓN

·

El martes el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, acudió a las instalaciones de Rassini, la firma que encabeza Eugenio Madero.

Esta empresa de partes automotrices (suspensiones y frenos, principalmente), de clase y alcance mundial, reactivó adecuadamente su operación tras la pandemia, lo que se logró gracias a una “gran coordinación” con el Estado de México (Edomex), dijeron los directivos.

De acuerdo con los censos económicos 2019 del Inegi, es Toluca, en el Edomex, el municipio que mayor valor económico agrega en todo el país en materia de manufactura, con 3.1 por ciento del total.

Esta vocación manufacturera es sólo una muestra de que Del Mazo está concentrado en lo suyo: hacer que el gobierno funcione.

Alfredo no se ha metido en ningún problema con la 4T, sino todo lo contrario, se ha convertido en el interlocutor entre un estado reconocido por su priísmo y un gobierno que todos pensaron arrasaría con todo lo que oliera a Atlacomulco. Él lo evitó.

Del Mazo ha sabido hilvanar una finísima cercanía con la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, lo que es valioso para sus gobernados, buena parte de los cuales trabajan en la capital.

El Edomex no es nota por sus malas noticias —aunque hay problemas serios de violencia e inseguridad que deben resolverse—; sino por ser bisagra aceitada, a través de la cual la toma de decisiones federal reverbera descentralizándose.

Discreto, Del Mazo también se ha alejado de la etiqueta del PRI corrupto que otros gobernadores sí tuvieron, y nunca hizo alharaca de sus lazos de linaje con el ex Presidente Enrique Peña Nieto, ni si quiera cuando concurrió con su primo en el poder.

De hecho, podría decirse que Del Mazo prácticamente ya neutralizó todo el efecto de “PRI malo” que pudiera perseguirle, un estigma que aún ensombrece incluso a algunos que nunca militaron.

Hay que observar cercanamente el desempeño de Alfredo del Mazo, cuyo gobierno terminará un año antes de la elección de 2024. Este gobernador hoy se encuentra muy cercano a las empresas más productivas de su estado (además de Rassini también visitó Covadonga, para atestiguar el reinicio seguro), algo que ni siquiera se ve en funcionarios del gobierno federal.

No transcurrirá mucho tiempo para que se quiera incluir a Del Mazo entre la lista de presidenciables. Para ello tendrán que ocurrir varios sucesos, quizá hasta dejar el PRI. Pero no es descartable que, además, incluso podría llegar a tener un aval muy valioso… en Palacio Nacional. [nota_relacionada id= 1158966]

AT&T

Aun con lo complicado de los tiempos por el COVID-19, la empresa que encabeza Mónica Aspe en México mejoró en 30 millones de dólares su Ebitda en relación con el segundo trimestre de 2019. En los resultados de ayer se especificó que la empresa contó con 17 millones 973 mil suscriptores, al 30 de junio pasado.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM
WHATSAPP 56-1164-9060

lctl