Haz tu denuncia aquí

36% de quienes llegan a un hospital, mueren

López-Gatell habla de “éxito” porque “los hospitales no se han desbordado”… sus palabras chocan con la realidad

OPINIÓN

·

El drama de la pandemia tiene muchas caras, pero la más dolorosa es la muerte. Las inconsistencias y yerros en el manejo de la emergencia serían mera anécdota si no se tratara de un asunto de vida o muerte. Casi 42 mil mexicanos han fallecido por COVID-19 y la cifra de horror no deja de crecer.

Aun así, el subsecretario de Salud habla de “éxito” en la estrategia porque “los hospitales no se han desbordado”. Sus palabras se estrellan con la realidad. No sólo hay decenas de municipios con hospitales rebasados, sino que la “estrategia” de no llenar los sanatorios ha provocado que quienes lleguen a ellos lo hagan muchas veces en condiciones graves y mueran: 36% de quienes pisan un hospital con síntomas de COVID-19 en México, fallecen. El 88% de ellos, mueren en camas de hospitalización general, sólo 12% en unidades de terapia intensiva.

Hay miles de mexicanos que han muerto en su casa (según modelos científicos el “exceso de mortalidad” sería tres veces mayor a la cifra oficial), y miles más que nunca llegaron a una cama de terapia intensiva aún estando en un hospital. ¿Negligencia? ¿Colapso maquillado de un sistema hospitalario rebasado? ¿Administración de la tragedia?

•••

Las palabras del subsecretario López-Gatell se caen a pedazos. Al corte del 21 de julio, municipios como Tampico, Tlajomulco de Zúñiga, Bahía de Banderas o Ahome, entre otros, registraban ya 100% de ocupación de camas en el reporte alimentado por las entidades. Otros, reportaban más de 90% de ocupación, como Matamoros, Guadalupe, Metepec, Puebla o Silao. La lista de alcaldías que tienen menos de 25% de camas disponibles es de decenas: Monterrey, Guanajuato, Tepic, Tehuacán, Córdoba, Chalco, Tultitlán, Ciudad Madero, Centro, Tlalnepantla, Tehuacán, Tuxpan, Tláhuac… La ocupación de camas, principal indicador que presume el subsecretario para asegurar que la pandemia está “desacelerándose”, choca con su narrativa.

Por si fuera poco, esta semana, la revista Bloomberg basada en datos oficiales, apunta que en Baja California, del total de personas hospitalizadas, 49% muere. En Guerrero, 47%. En Chihuahua, 41%. En CDMX, 38%. La lista es desgarradora. A nivel nacional, 36% de quienes ingresan al hospital con síntomas de COVID, fallecen. Para ilustrar: en Nueva York, del total de hospitalizados, 8% pierde la vida.

•••

El criterio de ocupación hospitalaria, columna vertebral en la “estrategia” de López-Gatell, es cada vez menos confiable. El indicador, que antes fue esperanzador y marcaba la ruta de la reapertura, y que la secretaría de Salud vende aun como “éxito”, hoy es reflejo del horror.

Miles de mexicanos han muerto en sus casas. Miles, también han llegado muy tarde porque se insistió buena parte de la pandemia que ante los primeros síntomas lo mejor era quedarse en casa y no ir a hospitales “para no saturarlos”. Es un hecho que miles llegan muy tarde a recibir atención médica: 25% muere a los dos días de ingresar; 50% antes de una semana. Es el drama de la muerte.

[nota_relacionada id=1159409]

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN 

M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM 

@MLOPEZSANMARTIN

eadp

Escucha aquí nuestro exclusivo podcast de Coronavirus: