Haz tu denuncia aquí

¿Pensiones dignas y justas?

Los especialistas advierten que podría existir gato electoral encerrado, rumbo a las elecciones intermedias de 2021

OPINIÓN

·

El titular del Ejecutivo anunció ayer que enviará al H. Congreso de la Unión una iniciativa de reforma a la Ley del Seguro Social de 1997, con el propósito de fortalecer el Sistema de Pensiones de los trabajadores, que tiene como objetivo aumentar la pensión —hasta 42%— que ofrece el sistema de ahorro para el retiro a los afiliados al IMSS.

La mencionada iniciativa debería ser motivo de alegría entre millones de trabajadores que cotizan en el instituto, pero cuando se analizan los puntos principales, los especialistas descubren que podría existir gato electoral encerrado rumbo a las elecciones intermedias del próximo año.

Para empezar, el incremento que presumen no será tan significativo en pesos y centavos, pues la pensión mínima garantizada se incrementará poquito más de mil pesotes al mes; seguirá siendo raquítica porque no llegará a los 5 mil. Por otro lado, reducir las semanas de cotización va a condenar a los pensionados a un futuro de miseria hasta que se mueran. Y la propuesta de que los trabajadores y el gobierno no incrementen sus aportaciones para el retiro, lejos de beneficiarlos, los va a perjudicar.

Sin embargo, el secretario de Hacienda se las vendió así: la aportación total para el retiro crecerá —sin que los trabajadores vean afectado su ingreso—, de 6.5 por ciento a 15 por ciento del salario. El incremento se llevará a cabo de manera paulatina a lo largo de un periodo de ocho años, siendo la contribución patronal la que se incrementará de 5.15 por ciento, vigente en la actualidad, hasta 13.875 por ciento. Y le puso la cereza al pastel diciendo: La iniciativa incluye otros elementos que, en su conjunto, contribuirán a mejorar las condiciones de vida del trabajador durante la etapa de retiro, como es la posibilidad de combinar esquemas de rentas vitalicias con retiros programados, retirar su ahorro voluntario sin requerir un periodo de espera (actualmente de seis meses) y eliminar la prescripción de derechos, de modo que los titulares de la cuenta individual o sus beneficiarios podrán recuperar el saldo remanente en dicha cuenta aún después de 10 años de obtener el derecho a la pensión. Con cualquiera de los elementos mencionados, la pensión seguirá siendo raquítica, apuntan los especialistas. 

En el evento donde se anunció la iniciativa, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelín, a quien el primer mandatario mantuvo varios meses a sana distancia —no por el COVID-19– por diferencias, fue readmitido, con mención honorífica —estrellita en la frente—, en el club de paleros de Palacio Nacional.  

Feliz por la readmisión, Salazar resaltó la colaboración empresarial con el gobierno federal para lograr el bienestar del país.  Muy en su papel, se deshizo en elogios hacia el Presidente, a quien le dijo: “Hacer la reforma en este momento tan difícil adquiere mayor trascendencia porque eso es pensar, sin duda, con una visión de Estado…”

Hace un par de semanas, el dirigente de los cupuleros decía cosas horribles, horribles del gobierno de la 4T, e indirectamente del Presidente, recuerdan los perplejos.

[nota_relacionada id=1157085]

POR LUIS SOTO

LUISAGENDA@HOTMAIL.COM 

@LUISSOTOAGENDA

eadp