Haz tu denuncia aquí

Defendamos al INE

Son más las voces que piden que el proceso de selección siga conforme a derecho, pero no podemos bajar la guardia

OPINIÓN

·

Estamos inmersos en una batalla trascendental para México, en la que no podemos fallar todos aquellos que coincidimos en principios y vocación democrática: la defensa del Instituto Nacional Electoral. Y es que el ala más radical del lopezobradorismo tiene en su mira al INE: quieren descarrilar el proceso de elección de autoridades electorales para contar con un árbitro a modo en las elecciones de 2021.

Vivimos días cruciales para nuestro sistema democrático. Hoy mismo la Cámara de Diputados elegirá a las cuatro personas que se integrarán al Consejo General del INE (para completar el total de 11). El proceso de selección, hasta ahora, había sido impecable: un Comité Técnico, avalado por legisladores de todos los partidos, hizo un trabajo profesional para revisar el perfil de cientos de candidatos hasta llegar a 20 ciudadanos, expertos e independientes, de entre quienes se erigirán dos mujeres y dos hombres.

El proceso fue tan transparente y riguroso que los radicales lopezobradoristas no se salieron con la suya: no pudieron imponer a su gente pues no contaban con las cualificaciones y el perfil necesarios. Por ello, uno de los integrantes del Comité, John Ackerman (conocido propagandista de Morena y esposo de la secretaria de la Función Pública), ahora quiere reponer todo el proceso, lo que contraviene a la Constitución. Esto fue secundado por alrededor de 70 legisladores de Morena y del Partido del Trabajo, además de otras figuras del ala radical, como el senador Martí Batres.

Debe señalarse que incluso algunos integrantes del lopezobradorismo rechazaron este acto ilegal. Sin ir muy lejos, ayer el legislador Porfirio Muñoz Ledo, fundador de Morena, llamó “golpistas” a sus compañeros que pretenden tal atrocidad. Les recordó, además, que la creación del INE es una conquista de la izquierda, y que quienes hoy pretendan someterlo son traidores a la democracia.

Al momento de escribir estas líneas, son más las voces que piden que el proceso de selección siga conforme a derecho, pero no podemos bajar la guardia. Los radicales van a arreciar sus ataques al INE: lo van a tratar de difamar y deslegitimar para que en 2021 puedan argumentar un supuesto fraude si las elecciones no salen como quieren. Así lo han hecho durante los últimos 20 años. Es posible que también intenten reducir sus recursos, en el Presupuesto de Egresos, a fin de incapacitarlo si no pueden cooptarlo.

No nos equivoquemos: este grupo dentro de Morena no es demócrata. Son los mismos que no dudan en apoyar a Nicolás Maduro en Venezuela o incluso a celebrar al terrible régimen totalitario de Corea del Norte. Su proyecto no es el de la pluralidad, sino el de la instauración de un modelo hegemónico.

Debemos dimensionar el tamaño de la amenaza y el papel histórico que estamos llamados a desempeñar: 2021 podrían ser las últimas elecciones libres si permitimos que el Estado, de la mano del lopezobradorismo radical, se apodere del árbitro de nuestra aún endeble democracia; una por la que demasiada gente luchó e incluso dio la vida.

[nota_relacionada id=1154692]

POR GUILLERMO LERDO DE TEJADA SERVITJE 

DIPUTADO EN EL CONGRESO DE LA CIUDAD DE MÉXICO 

@GUILLERMOLERDO

eadp