Haz tu denuncia aquí

López-Gatell debe irse

En el momento de mayor número de contagios y con más de 35 mil muertes busca lavarse las manos por el desastre

OPINIÓN

·

El subsecretario Hugo López-Gatell no es confiable y es momento de que se vaya. El cúmulo de mentiras que carga, las incontables fallas de cuanto reporta y los yerros en todo lo que pronostica, lo vuelven insostenible.

Es un riesgo para millones de mexicanos. Lo es porque antepuso su vanidad al rigor científico, porque aplicó cálculo político a un asunto estrictamente técnico. Ha fallado en todo cuanto ha dicho y ha equivocado calculando lo mismo “picos” que “aplanamientos” inexistentes de una curva que sigue ascendente, aunque él la ve “desacelerada”. Intenta, cada noche, justificar lo injustificable. Para eso son ya sus conferencias: largas exposiciones donde trata de explicar por qué no sucedió lo que dijo que iba a suceder. La ligereza con la que ahora pretende zafarse, trasladando la responsabilidad de su fracaso a los estados, es negligente. Sus decisiones, en lo sanitario y económico han traído consecuencias demoledoras sobre millones de mexicanos.

El viernes, López-Gatell borró de un plumazo su semáforo. Lo desapareció. En el momento de mayor número de contagios, con más de 35 mil muertes –que colocan al país en el cuarto lugar mundial-, el subsecretario pretende lavarse las manos por el desastre y busca culpar de su incompetencia a los gobernadores. Lanzó la bolita a las entidades con el argumento de que “hay inconsistencias”. Reconoce que su autoridad ya no lo es.

Este último bandazo se suma a sus constantes contradicciones sobre el uso de cubrebocas –apenas el sábado por primera vez lo recomendó-, el reconocimiento tácito de que sus cifras no se apegan a la verdad, su negativa a aplicar pruebas para detectar casos, pese a los pronunciamientos de la OMS… La mentira es la constante. Desde finales de abril dijo que la curva de casos se aplanaba. Aseguró que el “pico” se daría entre el 6 y 8 de mayo. Nada de eso ocurrió. El récord de casos diarios se registró la semana pasada. Desde que levantó la Jornada Nacional de Sana Distancia, los contagios y muertes se dispararon. En aquel momento había 87 mil 512 casos confirmados y nueve mil 779 muertes. Seis semanas después, el país tiene más de 300 mil contagios y 35 mil muertes. Un desastre.

Pero, además, el registro de casos también es fallido. El científico de la Universidad de Berlín, Raúl Rojas, ha estimado, basado en modelos matemáticos, al menos seis millones de contagios en México y 90 mil muertes.

Las cifras del subsecretario tampoco coinciden con lo que refleja el Registro Nacional de Población. Del 19 de marzo al 18 de mayo, cuando el dato reportado por López-Gatell era de cinco mil 177 “defunciones positivas”, en el Renapo se registraban 14 mil 209. Diferencia de nueve mil 32 defunciones. Otro periodo: 19 de marzo al 19 de junio, el Renapo indicó 38 mil 815 defunciones COVID, mientras que su conteo daba 20 mil 394 “defunciones positivas”. Una diferencia de 18 mil 421 muertes.

[nota_relacionada id=1138433]

Urge que la autoridad genere cohesión y emane confianza. López-Gatell representa lo opuesto. Es momento de quitarle el micrófono, momento de que sea relevado.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

lctl

Escucha aquí nuestro podcast sobre coronavirus