Giovanni no murió, lo mató la policía

No es una muerte más en la estadística. Se llamaba Giovanni López y lo asesinó la policía

OPINIÓN

·

Un joven anda por la calle. Va sin tapabocas. El gobierno del estado donde todo sucede, Jalisco, ha dicho que cualquiera que esté en la vía pública sin utilizarlo, podrá ser detenido. Mano dura. Unos policías municipales lo levantan. 10 elementos para llevarse a un hombre. El joven aparece muerto al otro día. Lo asesinaron. Lo golpearon hasta la muerte. Su cuerpo tiene señales de tortura y un balazo en un pie. “Se les pasó la mano”, le dicen a su familia. Para que no haya escándalo, les ofrecen 200 mil pesos. También los amenazan, porque pueden.

Ha pasado un mes desde ese momento. Fue la noche del 4 de mayo. No hay un solo detenido. Los policías, que participaron en la detención, siguen en sus cargos. La autoridad local explica: no fue sólo por el tapabocas. ¿Hay algo que justifique el asesinato de una persona a manos de un cuerpo de seguridad del Estado?

Su familia tuvo que cambiar de domicilio pues recibieron amenazas de muerte. Víctimas doblemente revictimizadas. Indefensos frente al poder del Estado, agredidos por el propio Estado.

Un mes después se viraliza el video de la detención. Un mes después se cuenta su historia. Un mes después inicia la investigación. Un mes después, comienzan las protestas en el estado. Un mes después, el gobernador, Enrique Alfaro, lanza un rosario de tuits llenos de lugares comunes: no habrá impunidad, se castigará a los responsables.

No es un caso más, ni una cifra. No es solo una muerte más en la estadística. Se llamaba Giovanni López. Era albañil. Tenía 30 años y una familia.

•••

“¡Miren cómo lo traen!, estaba sentado aquí porque no trae cubrebocas”, grita desesperada una mujer mientras los policías suben a Giovanni a una camioneta de la policía municipal de Ixtlahuacán de Los Membrillos, un pueblo a 40 kilómetros de Guadalajara. El hermano de GiovanniChristian, graba la detención mientras se escuchan insultos. Su vídeo se viralizó el miércoles, cuando el mundo protesta en ola frente a los abusos policiacos, tras el asesinato de George Floyd, un hombre afrodescendiente que murió en Minneapolis tras haber sido asfixiado por un policía.

•••

Si el abuso no hubiera quedado videograbado, el mundo no habría conocido ni la historia de Floyd ni la de López. Ambos, con sus historias, sacuden un sistema de abusos.

Ha pasado un mes de la detención de Giovanni y las autoridades aún no han podido aclarar el motivo de la misma, mucho menos comenzar un proceso contra los responsables. La de Giovanni es la historia de muchos otros que han muerto a manos de quienes tendrían que protegerlos.

#JusticiaParaGiovanni. No murió, lo mató la policía. [nota_relacionada id=1070280]

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN 

M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM 

@MLOPEZSANMARTIN

eadp