La historia detrás de la carta

En tiempos de definiciones debemos sumar esfuerzos para que nuestro Proyecto de Nación sea una realidad

En mayo, Alfonso Ramírez, como presidente de Morena, hizo pública una propuesta para que el Inegi accediera a datos fiscales y bancarios para cuantificar la riqueza y eventualmente gravar ésta de forma progresiva.

La presentó a nombre de nuestro partido, a pesar de que fue una idea individual de la cual nos enteramos por medios de comunicación.

La noticia causó revuelo y muchas inconformidades. Por esa y otras razones, integrantes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) suscribimos una carta que se le envío de manera electrónica y se presentó en sesión del CEN, pero no se autorizó leerla ni tratar el tema.

El presidente del partido señaló que sería enlistada para la siguiente sesión. Pero eso no pasó. En cambio, para nuestra sorpresa, volvió a hacer declaraciones a nombre de Morena.

Alfonso dijo: “Yo no creo que podamos caminar más tiempo en el país sin esta línea de financiamiento; la austeridad era algo muy positivo, era algo que tenía que llevarse a cabo, pero como que ya llegó al límite y se está convirtiendo ahora en un problema…”. Cabe señalar que también se había pronunciado a favor de aumentar impuestos, incrementar la deuda pública y suspender los pagos al IMSS sobre cuotas obrero-patronales.

Por esto, algunas compañeras y compañeros del partido, incluyendo a integrantes del CEN, volvimos a comentar sus propuestas, que consideramos desafortunadas, dado que se alejaban de nuestro Proyecto de Nación 2018-2024, aprobado por el Congreso Nacional.

En él se señala: “el centro del programa de gobierno está en el combate a la corrupción y en la austeridad. La austeridad que se propone no es la austeridad impuesta por la aplicación de programas de ajuste debido a problemas fiscales o de balanza de pagos… La austeridad que propone el Nuevo Gobierno Democrático es evitar lujos, derroches y gastos superfluos”.

Entonces, ¿qué pasó con el dirigente nacional? Pues no sabemos. Por eso, el secretario de Derechos Humanos del CEN, Carlos Figueroa, propuso y elaboró un borrador de una carta pública, para deslindarnos de sus propuestas o comentarios que parecieran consensados.

Lo cierto es que Ramírez dirigió una respuesta a la secretaria general del partido en un tuit, en el que señaló que le gustaba que se iniciara un debate sobre el Estado de Bienestar y la forma de financiarlo. Aspecto que, en estos momentos, está fuera de lugar por dos razones.

La primera es que su presidencia es interina, y debemos acatar una resolución de la Sala Superior: elegir a más tardar el 26 de junio, a través del método de encuesta abierta, la presidencia y la secretaría general del CEN. La segunda, es la necesidad de centrarse en los procesos electorales en Coahuila e Hidalgo, aunque por el momento, están suspendidos.

No es momento para debatir las propuestas de una dirigencia transitoria ni de cuestionar nuestro Proyecto de Nación. Más bien, es momento de centrarse en el partido y acatar una resolución y renovar la dirigencia. En tiempos de definiciones debemos sumar esfuerzos para que nuestro Proyecto de Nación sea una realidad. Ahí descansa la unidad de Morena, en nuestros principios, valores y sueños. Compañero Alfonso: tenemos todo para avanzar, sólo falta contextualizar, definámonos. [nota_relacionada id=1104767]

POR CAROL ARRIAGA

SECRETARÍA DE MUJERES DEL CEN DE MORENA

@CAROLBARRIAGA

eadp


Compartir