Haz tu denuncia aquí

No se meta, ciudadano Presidente

OPINIÓN

·

“¡Cállate, chachalaca!”,la expresión incónica de Andrés Manuel López Obrador en 2006 fue, para sus malquerientes, emblema de su intolerancia, pero era en realidad la exigencia a Vicente Fox a no entrometerse indebidamente en la elección desde la Presidencia de la República, tal como éste se lo demandó también a Ernesto Zedillo durante el proceso electoral del 2000.

         Lo que pedía López Obrador a Fox era coherencia y actuar de manera neutral como autoridad, una demanda histórica de la oposición ante el aplastante poder presidencial: “No se meta, ciudadano Presidente. Usted, cuando era candidato, le decía al entonces Ejecutivo federal, 'Zedillín, no te metas; no te corresponde'. Yo, con todo respeto, le digo: no se meta, ciudadano Presidente, no le corresponde; póngase a trabajar, cumpla con su responsabilidad”.

La exigencia de López Obrador a Fox era tan válida entonces como ahora a él para que no meta las manos en el proceso electoral más grande de la historia, que oficialmente inicia la primera semana de septiembre y que es clave tanto para el afianzamiento de la “Cuarta Transformación” de Morena y sus aliados como para la oposición que quiere frenarla con el control de la Cámara de Diputados.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió, en 2006, que Fox“puso en riesgo” la elección con sus declaraciones y opiniones sobre el peligro que representaba para México el triunfo de López Obrador, quien ahora alerta a su vez --¡desde la Presidencia de la República!--sobre el riesgo de que retornen el conservadurismo, la corrupción y los privilegios.

López Obrador disfruta el combate electoral, que de manera casi ininterrumpida ha protagonizado durante más de tres décadas, pero ahora como presidente de México es el servidor público más encumbrado: Tiene la prohibición legal expresa de actuar de manera facciosa, pero además el deber moral de conducirse bajo el principio de imparcialidad, de manera diferente a sus antecesores.

Hay señales en el sentido de que tiene la tentación de actuar como éstos, por lo menos desde el punto de vista del discurso: La difusión del anónimo documento del supuesto Bloque Opositor Amplio (BOA), en su habitual conferencia de prensa en Palacio Nacional, puede no ser violatorio del artículo 134 constitucional, pero representa una irrupción presidencial en el ámbito electoral que le debe ser ajeno.

Con base en unas hojitas repletas de obviedades, el Presidente de México fija posiciones políticas y electorales que le deben ser ajenas. Aun si son ciertas las propuestas para integrar un bloque político electoral en su contra, se trata del ejercicio de derechos constitucionales. Y si son ciertas algunas directrices violatorias de las leyes, como la intervención de empresas y de autoridades, entonces que se investigue y sancione.

Exigirle imparcialidad a López Obrador no es sumarse a la agenda de la oposición primitiva y vociferante, sino emplazarlo a honrar su proclama de cambio verdadero. No hay nada más coherente con una honda transformación histórica que el Presidente de México no sea jefe de partido ni jefe de facción.

El enorme atraso democrático de México se debe a la intervención ilegal e indebida del poder político representado por el presidente de la República, que a López Obrador le consta por lo menos con el desafuero y el fraude electoral que tramó Fox junto con los poderes económicos, mediáticos y religiosos. Sólo por eso no tiene ningún derecho a actuar de manera análoga.

López Obrador tiene todo derecho a ejercer la libertad de expresión que la Constitución consagra, pero debe recordar que como servidor público sólo puede hacer lo que expresamente le facultan la Constitución y las leyes. Y más aún: Está obligado a ser congruente y a desterrar la tentación de intervenir, ilegal e inmoralmente, en la disputa electoral.

Sólo hay que pedirle que cumpla lo que él exigía a Fox: “Yo, con todo respeto, le digo: no se meta, ciudadano Presidente, no le corresponde; póngase a trabajar, cumpla con su responsabilidad”. [nota_relacionada id= 1087179]

POR ÁLVARO DELGADO
ALVARO.DELGADO@PROCESO.COM.MX
@ALVARO_DELGADO

lctl