Haz tu denuncia aquí

Realineamiento en la cancillería

Los cambios en la SRE apuntan a la consolidación del equipo de Marcelo Ebrard Casaubón

OPINIÓN

·

Jesús Seade cumplió su misión: concluir la negociación del nuevo Tratado de Libre Comercio (T-MEC) con Estados Unidos y Canadá.

Podrán, o no, haber agradado algunos de los términos signados, pero el hecho es que ya está ahí el nuevo tratado y que se echa a andar el próximo 1 de julio.

Fuera de ese tema (el T-MEC), Seade no tenía ninguna otra tarea. Por más que su nombramiento oficial fuera el de subsecretario para América del Norte, lo cierto es que el trabajo diplomático de esa área no pasaba por su escritorio.

Su posición no se la debía al canciller Marcelo Ebrard. Nunca fue de su equipo de confianza, por más protagonismo que tuviera en la negociación del T-MEC y de su relación cercana con Robert Lighthizer, representante de Comercio de Estados Unidos.

Ahora, el negociador comercial ha sido postulado por México para dirigir la Organización Mundial de Comercio (OMC). 

Y aunque el ingeniero químico tiene cartas credenciales para aspirar a esa posición (ya fue director general adjunto de la OMC, embajador ante el GATT, negociador en jefe de México en la Ronda de Uruguay), no la tiene fácil.

La costumbre en ese organismo –que nadie sabe si va a sobrevivir a los embates de Donald Trump y su posible hundimiento– es elegir como nuevo dirigente a alguien de una zona distinta a quien concluye su gestión (el brasileño Roberto Azevedo, en este caso).

Por añadidura, hay quienes piensan que ha llegado el momento para que una mujer presida el organismo. Varios nombres se mencionan ya de posibles candidatas.

Sea como fuere, la oportunidad siempre existe y no deja de ser una distinción el ser nominado para ocupar esa posición. 

Digamos que es cuando menos la “medalla al mérito” por sus servicios.

A partir de estos datos, entre otros, habría que “leer” el realineamiento de Roberto Velasco Álvarez de la Dirección General de Comunicación (en la que se manejó espléndidamente) a la Dirección General para América del Norte. 

Zona en la que también se ha desempaño aún sin nombramiento oficial.

Recordemos tan sólo aquella famosa reunión con Nancy Pelosi en Washington, hace un año, cuando Trump amenazaba con imponer aranceles a México, en la que el comunicador aparecía comiendo unos cacahuates, lo que le valió ser llamado Lord Cacahuates. Historia que sorteó con buen humor el aludido.

Ahora bien, ojo, Velasco asume la Dirección de América del Norte (no la subsecretaría) que estaba a cargo del embajador Mario Chacón Carrillo (quien se va a su vez a Ginebra a una comisión).

Velasco, pues, no sustituye a Seade. No, al menos, por ahora…

En la Dirección General de Comunicación asume la titularidad Daniel Millán (colaborador del propio Roberto), a quien tocará a su vez lidiar –junto con los representantes de Gobernación, Hacienda y Educación–, con la papa caliente que es hoy Notimex en huelga.

El proceso en el que se encontraba hasta ayer la Junta de Gobierno, contemplaba la mediación entre las partes, buscar un acercamiento de posiciones, y someterlo a consideración de las partes la próxima semana.

Eso por lo que toca a Notimex. Tema poco grato que la cancillería hubiera preferido no verse inmiscuida, pero le tocó.

En cuanto a Relaciones Exteriores y los movimientos internos de última hora, apuntan claramente hacia un mismo rumbo: Ebrard consolida su equipo.

***

GEMAS: Obsequio de Enrique Márquez, director ejecutivo de Diplomacia Cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores: “Propongo, en el país que no siempre debate, que discutamos el valor de la cultura frente al odio, la nueva relación de la cultura con la naturaleza, cómo vamos a contribuir a una nueva solidaridad global y cómo impulsar, dar paso franco, a la inteligencia social del futuro”. [nota_relacionada id= 1081869]

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

lctl