La dupla Zóe-Bartlett va más allá de simples ventiladores

Bartlett, promotor de Robledo, acaba de estrellar a su ahijado político al quedar expuestos negocios por 162 mdp

Zóe Robledo, director IMSS, conoció a Manuel Bartlett en la legislatura pasada del Senado, en la que era coordinador del PT el exsecretario de Gobernación del salinismo, señalado en su momento por fundadores de Morena como el artífice del fraude electoral del 88. La historia entre ambos políticos viene a cuento luego del Bartlettgate, como se conoce a la compra de 22 ventiladores, casi 300% más caros a los adquiridos por Marcelo Ebrard de la marca Hamilton, fabricados en Suiza, frente a los de origen chino comprados por Robledo al hijo del exfuncionario priista.

El arreglo de la licitación directa en medio de la emergencia sanitaria, lo tiene congelado de los afectos y confianza que le distinguió estos últimos tres años y medio López Obrador, quien por lo que se vio públicamente parece haber instruido al canciller a revelar los detalles de su compra de ventiladores, un acto de transparencia que el propio canciller no ha hecho con otras de las adquisiciones de insumos médicos o vuelos contratados de manera directa con Aeroméxico para traer el material médico de China. El mensaje a Zóe es un claro y contundente: “Te lo digo Juan para que lo entiendas Pedro”. Va directo a la cabeza del director del IMSS y al mismo tiempo es una lectura de cartilla contra el resto del gabinete.

Entre integrantes de Morena hay incertidumbre sobre el futuro inmediato de Robledo con López Obrador luego de que el tema impactara de forma negativa en redes sociales al Presidente, al quedar en entredicho su bandera de lucha contra la corrupción y discurso de “no somos iguales que los neoliberales”. Eso si calentó al tabasqueño, sobre todo porque lo que se dice en el círculo morenista es que éste se sintió traicionado por el exsenador, a quien Manuel Bartlett lo acercó con él a finales de 2016, luego le aconsejara renunciar al PRD para saltar al lopezobradorismo como integrante de la fracción del PT. Fue visto con buenos ojos por su manera de desenvolverse y el manto protector de su padre , Eduardo Robledo, ex gobernador priista de Chiapas. Al tener a Zoé en Morena, éste operó para impedir que Óscar Eduardo Ramírez no se fuera con MC-PAN-PRD como candidato a gobernador al ser derrotado internamente por Rutilio Escandón. A cambio, Zoé le ofreció la senaduría por Morena, lo cual ocurrió. Así se arregló el estado, pues además Manuel Velasco se hizo senador por el PVEM, Robledo, diputado federal (aunque pidió licencia para irse a Gobernación y luego al IMSS) y Rosalinda López, directora del SAT.

Pero la política da vueltas. Ahora Zoé Robledo y Óscar Eduardo Ramírez son vistos en Morena como el próximo encontronazo. Es que aunque faltan cinco años para la gubernatura, el terreno comienza a trabajarse desde mucho tiempo de anticipación. Manuel Bartlett, promotor de Robledo, sin embargo, acaba de estrellar a su ahijado político al quedar expuestos otros negocios por 162 millones de pesos, según contratos de León Manuel Bartlett Díaz, hijo del director de la CFE. Pero esta dupla Zoé-Bartlett tiene intenciones de ir por mucho más que simples ventiladores. Veremos hasta donde los deja llegar López Obrador.

[nota_relacionada id=1015164]

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ 

CONTRALASCUERDASMX@GMAIL.COM 

@ALEXSANCHEZMX

eadp


Compartir