Haz tu denuncia aquí

Atrapados … ¿sin salida?

OPINIÓN

·

Como individuo y como Pyme me siento atrapado entre la obsesión del Gobierno de México de que los mexicanos somos programas sociales y no entes productivos.

También, entre organismos empresariales que buscan alternativas para actuar a pesar del Gobierno, pero que siguen aferrados a lo que les dan a cuenta gotas: estímulos fiscales.

Al mismo ritmo, despliegan una estrategia de comunicación que omite en sus mensajes clave la lógica del Presidente López Obrador. Existe la posibilidad de que en la alianza con el BID fuese el plan, pero terminó alimentando la polarización que tiene como consecuencia fortalecer a gobiernos que tienen amplia mayoría. Resultado: hicieron algo bueno, que al final, con todo y explicaciones, resultó malo.

Nos atrapan también los legisladores que hablan y hablan, pero omiten las acciones.Ni hablar de los de oposición a quienes les meten goles a través de la Gaceta Parlamentaria y, con ello, los entretienen tratando de hacer agenda mediática respecto a temas que de todas formas Morena va a aprobar, la mayoría de las veces, hasta con su voto.

Están también algunos gobernadores que han demostrado que pesa mucho el poder federal, pero también les pesan los electores. En ocasiones porque son también los del Presidente y no le pueden quedar mal al jefe; en otras, porque de que tú, a que yo, pues tú.

Las empresas ocupan sus espacios en la arena pública para seguir posicionando sus mensajes clave como se hace cuando las aguas están calmadas. Cuando están movidas, la estrategia es implementar las acciones que después se convertirán en mensajes clave y sumarán al posicionamiento.

El confinamiento ha apresurado el cambio del mundo, mientras las personas, en especial los tomadores de decisiones se aferran al pasado. Tuve la esperanza de que lo anterior fuese la negatividad natural que acompaña por momentos los días de confinamiento.

[nota_relacionada id=999279 ]

Así llegó hasta mi pantalla una gran iniciativa del Coordinador Empresarial que lleva Carlos Salazar y que concluirá en el Acuerdo Nacional para que todos le mexicanos tengan ayuda. Una gran convocatoria de asistentes, pésima de ideas.

Los participantes fueron a cantar su éxito del pasado, no se atreven a lanzar un nuevo sencillo. Un diálogo uno a uno frente al espejo. Hacen de lo que se quejan del Presidente.

¿Qué hacer? Primero, entender que adaptarnos no debe significar quedarnos igual, sino entender el contexto para cambiar con un lógica que funcione. Segundo, asumir que ni los empresarios, ni la clase media, somos dignos del Presidente; pero juntos pesamos.

Tercero, las soluciones frente a la crisis son más simples que créditos y estímulos fiscales. Por ejemplo, suma más Pymes a tu cadena de valor. Muchas veces no tienen nombres rimbombantes, pero te aseguro que si un gran compromiso porque su ingreso es el salario de su gente.

No obviemos el dato estimado de pérdida de 700 mil empleos que nos dejó sobre la mesa Gerardo Esquivel. El reto no es la crisis, somos nosotros.

POR ÓSCAR SANDOVAL
CONSULTOR, SOCIO DE 27 PIVOT
OSANDOVALSAENZ@27PIVOT.COM
@OSANDOVALSAENZ

lctl