Haz tu denuncia aquí

Vacío de poder

OPINIÓN

·

El Consejo de Salubridad General es la única instancia con facultades para dictar medidas extraordinarias en caso de una contingencia sanitaria como la que estamos viviendo en México.

Sin embargo, la ausencia de éstas ha propiciado que estados y municipios tomen acciones por su cuenta y riesgo, en detrimento de algunas garantías individuales, como el libre tránsito.

Esto es parte de las conclusiones a las que llegan defensores de los derechos humanos, constitucionalistas y académicos, que además advierten una falta de liderazgo para marcar directrices en la materia, desde el gobierno federal hasta el Congreso.

Perciben omisión y negligencia de las autoridades federales, mientras que en los gobiernos locales observan que han sucumbido a la presión social adoptando medidas para no perder popularidad.

Marianna Mendoza, abogada de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos, me dijo ayer que las autoridades estatales se han extralimitado al emitir decretos para obligar a la ciudadanía a “respetar las restricciones” y reducir la movilidad mientras dura la contingencia sanitaria.

Desde su perspectiva, sólo el jefe del Ejecutivo Federal tiene las facultares para hacerlo, pero en Palacio Nacional han sido omisos, y los gobernadores y alcaldes se han aprovechado de ese vacío de poder para adoptar medidas que han provocado una lluvia de amparos.

Pero más allá de si prosperan o no los recursos legales, la llegada del COVID-19 a México puso en evidencia otros de los pies de los que cojea nuestro sistema legal.

El abogado Juan Carlos González Cancino, director general de Constitucionalistas Mexicanos, considera a su vez que existe un foco rojo, una flagrante invasión a las competencias federales y claras violaciones a los derechos humanos.

Pero esa no es ninguna novedad. Nuestro entramado jurídico parece letra muerta, todos lo sabemos. Lo que ponen en evidencia es que nuestras autoridades están viendo el temblor y no se hincan.

El gobierno federal va por un lado mientras que gobiernos estatales y municipales van por otro.

Qué bueno que todos pongan por delante el bien común de la gente, pero si una medida en el pueblo más recóndito del país resulta efectiva para contener la propagación del virus, ¿por qué no son capaces de unificar acciones?

No vayamos tan lejos, el debate sobre el uso de cubrebocas ha provocado más desinformación que certeza.

Está comprobado científicamente que el uso de esa prenda no impide por sí sola el contagio, pero, junto con otras medidas, disminuye el riesgo si se usa adecuadamente.

No hay mucho que explicar. Si un estado u otro, como la CDMX, decidió que sea obligatorio para la gente que anda en la calle, eso no afecta en lo más mínimo. Por el contrario, ayuda.

Lo que no ayuda es la falta de comunicación y entendimiento entre todos los niveles de gobierno, porque siempre que hay vacío de poder se ocupa a costa de violaciones a las libertades y las garantías individuales.

***

Funcionarios del sector Salud se negaron a participar en una reunión convocada por el Senado de la República para analizar las incidencias registradas durante la emergencia sanitaria provocada por el CVOD-19.

****

Enhorabuena por el Heraldo Media Group. Su sitio web: heraldodemexico.com.mx, se convirtió en la cuarta página de información más leída de México. Con 15 millones 663 mil visitantes únicos, figura en la posición 20 de los sitios más leídos en el país.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo“Nadie tiene la obligación de hacer el bien, todos tenemos la obligación de no hacer el mal.”

POR ALFREDO GONZÁLEZ
ALFREDO.GONZALEZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX 
@ALFREDOLEZ

lctl