Haz tu denuncia aquí

"Las cosas que ya no importan"

OPINIÓN

·

En esta época de crisis hay momentos en los que uno no quiere seguir leyendo noticias tristes sobre la pandemia, el encierro, y las funestas consecuencias económicas que vendrán inevitablemente.

En medio de todo eso, me encuentro con noticias superficiales” sobre una de las muchas cosas que se han visto afectadas durante esta crisis de salud. El certamen “Miss Universo” también readaptará su proceso de selección de participantes en la franquicia de cada país.

Cuando yo era niña el concurso para elegir a la supuesta mujer más bella del universo era muy distinto a lo de hoy. No tendría más de 7 años y yo jugaba a convertirme en “Miss Universo”. Hacía mis cambios de vestuario y desfilaba con un traje típico mexicano, después en traje de baño y un camisón largo me servía para pretender que iba en vestido de noche. Obviamente la ganadora siempre era yo, no porque mi hermana mayor fuera el jurado, sino porque básicamente no había ninguna otra contendiente. Me las ingeniaba para crear una corona que hacía con papel estaño de la cocina de mi madre y un cetro del mismo material. Y era tan buena actriz que hasta lloraba de emoción cuando mi hermana me coronaba. Hacía mi recorrido final por la sala de la casa, saludando cual reina de belleza estirando el brazo con un “corto, corto, largo, largo” y agradeciendo a mi público invisible.

De niña seguí el concurso por televisión, pero cuando crecí lo aborrecí por completo.

Lo primero que me hizo cambiar de opinión fue preguntarme ¿Por qué tiene que hacerse una competencia para elegir a la más bella del universo? Y la más bella ¿según quién? porque, por ejemplo, Argentina, España o Brasil tienen mujeres espectaculares y nunca han ganado la corona. Quizá la mujer más bella de un país no está sobre esa pasarela sino en alguna oficina siendo exitosa en su trabajo, o cuidando a sus hijos en casa, o estudiando una carrera para cumplir sus sueños profesionales. 

Luego sus reglamentos me hicieron cuestionarme muchas cosas. Las participantes no pueden estar casadas, es más, tienen que ser solteras, no pueden ser madres ni haber estado nunca embarazadas, tienen que cumplir con el rango de edad de los 18 a los 28 años, pero son laxos en cuanto a cirugías estéticas o haber posado desnudas en una revista para caballeros; muy incongruente ¿no? El caso es que me pareció discriminatorio y misógino y perdí toda la afición que alguna vez tuve en la infancia.

Lo cierto es que es un certamen que mueve una cantidad de dinero impresionante y ese es motivo suficiente para poner a un grupo de mujeres a competir por saber quién es la más bella del universo. Y en un mundo como el que estamos viviendo y al que nos vamos a enfrentar una vez pasada la crisis ¿de verdad le importará eso?

[nota_relacionada id=982125 ]

POR ATALA SARMIENTO
COLUMNAS.ESCENA@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@ATASARMI
lctl