Haz tu denuncia aquí

La educación debe continuar

OPINIÓN

·

La pandemia ha provocado la disrupción más importante que haya sufrido la educación global en la historia. La UNESCO reporta que 191 países han suspendido clases, lo que afecta a mil 500 millones de niñas, niños y jóvenes (90 por ciento de los estudiantes del planeta). Cada semana de clases perdida tiene un costo alto: la investigación educativa muestra que la interrupción en los estudios provoca la pérdida de aprendizajes ya adquiridos. Por eso, si bien la salud es lo más importante y no se debe precipitar la decisión de reabrir las escuelas, la educación debe continuar.

Alrededor del mundo ha habido respuestas muy diversas frente a los cierres generalizados de escuelas, desde la inacción hasta el establecimiento de escuelas digitales, con aulas virtuales y cuentas oficiales garantizadas para cada estudiante. Uno de los países con las mejores respuestas fue Estonia, donde la totalidad de los contenidos curriculares ya tenían una versión consultable en línea y se han centrado en organizar seminarios virtuales con los padres de familia para darles consejos sobre cómo promover el aprendizaje en casa. Otros países, tanto de Europa como de Asia y América Latina han propiciado la adopción de soluciones de educación digital (portales de contenidos, plataformas en línea) con más o menos grado de sistematicidad y rapidez.

No te pierdas nuestro podcast sobre coronavirus: