Haz tu denuncia aquí

Es el silencio

El COVID-19 nos tomó a personas y grupos sin ideas, sin dirección, sin programa, sin estrategia, ni lenguaje

OPINIÓN

·

Cada habitante de la Tierra reseñará cómo vivió el cambio acelerado de vida por el COVID-19.

Ojalá no suceda otra cosa y sólo sea un recuerdo amargo para la mujer de 31 años de Iztapalapa que marcó atormentada al teléfono del Consejo Ciudadano pidiendo auxilio porque su marido, con quien pasaba la cuarentena en casa, después de intentar ahorcarla, la amenazaba con un machete.

Mauricio Luna narrará a sus nietos que el Cristo de Iztapalapa fue crucificado en soledad como no ocurría desde hace 177 años, cuando inició la representación de la pasión y muerte de Jesús de Nazaret en agradecimiento al fin de la epidemia de cólera que acabó con la mitad de la población.

Luna seguramente sudará la gota gorda cada que cuente su hazaña de llegar a la cima del cerro arrastrando una cruz de madera de 120 kilos, porque si algo ha alentado a otros actores que representan al Hijo de Dios en la Tierra a subir la misma pendiente es precisamente la energía o hasta los llantos de la población.

Donald Trump probablemente escribirá cómo Estados Unidos se convirtió en el nuevo epicentro del coronavirus con el mayor número de muertos o cómo al ver el derrumbe de la economía de su país, desplegó buques de guerra frente a Venezuela, con las mayores reservas petroleras del mundo, importantes yacimientos de uranio y oro, bajo el pretexto de una misión antidrogas nunca antes ejecutada.

Una familia argentina, aislada en la provincia de Oliva, mostrará su video en el que captaron a través de la ventana un ave que se creía extinta cuando intentaba pinchar con el pico la llanta de un auto.

Habitantes de India platicarán de su capacidad de sorpresa al descubrir en el horizonte el Himalaya, la cordillera en Asia más alta del mundo, que permanecía cubierta por la contaminación desde inicios de la Segunda Guerra Mundial.

Los europeos registrarán la peor crisis de la Unión Europea desde su fundación.

Y todos debemos tener presente la charla con el diario español El País, de Alain Touraine, uno de los últimos supervivientes de una generación brillante que marcó las ciencias sociales y el pensamiento occidental desde mediados del siglo XX hasta el inicio del siglo XXI.

—Nunca — dice Touraine— había visto un presidente de Estados Unidos tan raro como Donald Trump, tan poco presidencial, un personaje tan fuera de las normas y fuera de su papel.

Y no es casualidad: Estados Unidos ha abandonado el papel de líder mundial. Hoy ya no hay nada.

Y en Europa, si se fija en los países más poderosos, nadie responde. No hay nadie en lo alto de la tabla.

— ¿Y abajo?— pregunta Marc Bassets al hombre nacido en el año 1925, cuyo campo de estudio como sociólogo ha abarcado desde las fábricas que en la posguerra levantaron el país a la sociedad postindustrial, y desde los movimientos sociales a la crisis de la modernidad.

—No existe un movimiento populista, lo que hay es un derrumbe de lo que, en la sociedad industrial, creaba un sentido: el movimiento obrero.

Es decir, hoy no hay ni actores sociales, ni políticos, ni mundiales ni nacionales ni de clase.

Por eso, lo que ocurre es todo lo contrario de una guerra, con una máquina biológica de un lado y, del otro, personas y grupos sin ideas, sin dirección, sin programa, sin estrategia, sin lenguaje.

Es el silencio.

Touraine fue un referente de lo que en su país (Francia) llaman la segunda izquierda (de carácter socialdemócrata y netamente antitotalitaria).

Y confinado, como suele pasarla en su residencia de París, agrega: quizá existió la misma sensación durante la crisis del 29, yo había nacido poco antes, todo desaparecía y, no había nadie, ni en la izquierda ni en los gobiernos.

Pero es verdad que el vacío fue llenado por el señor Adolf Hitler.

Hay posibilidades de que un choque económico produzca reacciones de tipo fascista.

Ojalá esta vez se equivoque el gran Touraine. [nota_relacionada id=965964]

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ 

CONTRALASCUERDASMX@GMAIL.COM 

@ALEXSANCHEZMX

eadp

Aquí puedes escuchar nuestro podcast del coronavirus: