Haz tu denuncia aquí

El INE en tiempos de la 4T

La designación de Ackerman es, a todas luces, un acto que deslegitima a este organismo

OPINIÓN

·

Sabemos que Andrés Manuel López Obrador no está de acuerdo con las instituciones, lo repitió muchas veces después de las elecciones de 2006 y, en el ejercicio de gobierno, lo reitera por la vía de los hechos. “Al diablo con sus instituciones” fue su consigna durante la toma de Reforma y el Zócalo, se refería al Instituto Federal Electoral, por considerar que aquella derrota había pasado por el auspicio e intervención de esta entidad, pero también al gobierno en general.

En este sentido, el Presidente ha empezado a demostrar que los institutos autónomos le estorban para gobernar, lo hizo con la designación de Rosario Piedra como titular de CNDH, reconocida activista pero con una filia hacia López Obrador y participante activa de Morena, lo que ensucia dicho nombramiento. De igual manera, se ha intentado debilitar mediante reducción de presupuesto al Instituto de Transparencia (INAI), la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y al INE.

Al respecto, en días pasados la polémica se desató por la designación de John Ackerman, académico, activista, miembro activo de Morena, esposo de Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública (SFP), y un férreo defensor de AMLO, como uno de los integrantes del Comité Técnico de Evaluación en la Cámara de Diputados, órgano que, al tomar protesta Ackerman, quedó formalmente instalado para definir las quintetas para renovar a los cuatro nuevos consejeros del INE.

Además de John Ackerman y Sara Lovera, propuestos por la CNDH, también integran este organismo, Ana Laura Magaloni y José Roldán Xopa, propuestos por el INAI; tres de la Jucopo de San Lázaro: Diego Valadés, Silvia Giorguli Salcedo y Blanca Heredia Rubio.

La designación de Ackerman es, a todas luces, un acto que deslegitima a este organismo puesto que son los encargados de elegir a los nuevos consejeros del INE y, ya se puede observar, que serán perfiles afines al Presidente y miembros activos de Morena, lo que incurriría en un conflicto de interés ya que el partido en el poder formaría parte de la institución que se encarga de regular las elecciones de nuestro país, Morena sería juez y parte, un claro golpe a la democracia mexicana.

Esperemos que esto no suceda por el bien del país y por estos Organismos Públicos Autónomos, ya que éstos deben fungir como contrapesos al poder y no estar alineados a las órdenes del Presidente. Ojalá que los integrantes de este Comité de Evaluación se comporte a la altura de lo que nuestra democracia requiere y que, como mencionó Mario Delgado, “se trate de un día histórico porque el órgano que nos ayudará a conducir este proceso está conformado por hombres y mujeres comprometidos con el país y con todas las credenciales para que la ciudadanía pueda estar segura y tener la confianza de que la democracia está en buenas manos, que en estos días será bien conducida por siete mexicanos honorables”. El tiempo dirá.

[nota_relacionada id= 892268   ] 

POR ADRIANA SARUR
ADRIANASARUR@HOTMAIL.COM
@ASARUR

lctl