Haz tu denuncia aquí

Fin a recetas neoliberales

Las compañías que enfrenten problemas financieros tendrán que “rascarse con sus uñas” o cerrar el negocio

OPINIÓN

·

¡Se acabaron las recetas neoliberales para superar la crisis económica y financiera que se avizora!, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador. Nada de endeudar al gobierno, otorgar estímulos, cancelar créditos fiscales, rescates financieros, apoyos crediticios, etcétera.

Ahora se aplicarán recetas populistas cuyo principal ingrediente es regalar dinero a millones de personas (que no producen nada, que no generan riqueza ni crean empleos, acotan los observadores), inscritas en los programas sociales de la 4T.

Ante esa advertencia, las compañías que enfrenten problemas financieros tendrán que “rascarse con sus uñas” o cerrar el negocio. Por lo pronto, los dueños de las dos principales aerolíneas que operan en nuestro país — Aeroméxico e Interjet— están realmente preocupados porque se encuentran en ruta de colisión financiera.

De acuerdo con los expertos en aviación, Aeroméxico es la más expuesta al tema del COVID-19 y al cierre de fronteras, dado que alrededor de 50 por ciento de sus ingresos los genera en las rutas que opera hacia y desde el extranjero. A esto, hay que sumarle el dolor de cabeza que representa la depreciación de más de 30 por ciento que ha sufrido este año el peso frente al dólar y que disparará los costos de la aerolínea.

En esta época, los que tienen los costos más bajos son los que sobreviven, señalan los especialistas, y para nadie es un secreto que los de Aeroméxico son 30 por ciento superiores a los de Interjet, su competidor más cercano.

Dadas las perspectivas negativas que enfrenta Aeroméxico, S&P Global Ratings bajó el pasado 24 de marzo la calificación de deuda de la compañía que dirige Andrés Conesa , bajo el argumento de que la contracción del tráfico de pasaje, relacionado con el coronavirus, perjudicará los ingresos y flujo de efectivo de Aeroméxico.

Aunque la aerolínea ha anunciado un ajuste en sus operaciones —con la suspensión de rutas y reducción en su flota de aviones— los de S&P Global Ratings ven casi imposible que esto pueda mitigar las afectaciones. Por tanto, los analistas consideran que Aeroméxico enfrentará un fuerte debilitamiento en sus ingresos y flujos, lo que, combinado con un elevado apalancamiento, derivará en la acumulación de más pérdidas y una descapitalización hacia la quiebra. El mercado parece adelantarse a este escenario.

Datos de Bloomberg revelan que la acción de Aeroméxico cerró ayer en los 9.06 pesos, lo que representa una pérdida de 42 por ciento de su valor en lo que va del año y 55 por ciento en los últimos 12 meses. Es más, los papeles de la aerolínea están en su nivel más bajo desde 2011, cuando se negociaban en casi 31 pesos, y muy lejos del máximo histórico de 46.93 pesos.

Ante el negro panorama que enfrenta la línea aérea, accionistas de Aeroméxico –incluido su presidente, Eduardo Tricio Haro– se han acercado al secretario de Hacienda para pedirle que convenza a López Obrador de que los rescate. Pero éste ya les respondió que ni lo sueñen.

[nota_relacionada id=936253   ] 

POR LUIS SOTO
LUISAGENDA@HOTMAIL.COM
@LUISSOTOAGENDA

lctl