No desafiemos a los virus, apuremos el paso

Al calor de la charla, el doctor José Narro Robles soltó esta petición: “No desafiemos a los virus. Vamos a perder la batalla si los desafiamos”.

Precedían estas palabras, primero, un reconocimiento al sistema de vigilancia epidemiológico de nuestro país, desarrollado por grandes mexicanos y de varias generaciones, como los doctores Roberto Tapia, Pablo Kuri, Jesús Kumate, Guillermo Soberón

Luego, la importancia de la respuesta de la sociedad: el distanciamiento social, las medidas de higiene personal, la responsabilidad personal 8si uno tiene un problema respiratorio acudir al médico y, en todo caso, aislarse uno mismo para no contaminar a los demás.

Tercero, su diagnóstico personal ante lo que hemos hecho frente al Covid-19: “Llegamos tarde, estamos empezando tarde; más vale que apuremos el paso, más vale que tomemos medidas uniformes, más vale que la autoridad sanitaria tome el papel que se le obliga en la Ley General de Salud y en la propia Constitución, y que a partir de eso en la sociedad mantengamos la calma –porque efectivamente se tiene que mantener la calma- y hagamos lo que cada uno de nosotros tiene que hacer”.

El primer responsable de la salud  es uno mismo. En la familia hay muchas cosas que se pueden hacer sin caer en pánico, sin llegar a extremos, siendo racionales. Pero no desafiemos a los virus, insiste el doctor Narro.

En la conversación que sostuvimos para La Entrevista en El HeraldoTV (que debió ser transmitida ayer por la noche, pero que por cuestión de la contingencia que afectó a nuestros editores, se pospuso para el próximo domingo) el ex secretario de Salud y ex rector de la UNAM consideró que “desafortunadamente, la autoridad sanitaria no ha tomado con oportunidad las medidas necesarias”, incluidas las del distanciamiento social que son las más elementales y sencillas.

Desde su perspectiva, los conciertos en sitios donde se reunieron miles personas –incluido el del zócalo- debieron suspenderse, al igual que las giras de trabajo del Presidente de la República. “¿Cuándo se había visto eso?”, pregunta.

La autoridad sanitaria ha fallado, sostiene Narro: El dicho del Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell –que el Presidente López Obrador es una fuerza moral y no una fuerza de contagio- “es…, bueno, no he escuchado en los últimos lustros una frase más zalamera, más anti-técnica, más anti-salud pública que esa.

A mí me hubiera gustado  ver una actitud mucho más fuerte de parte del jefe del Estado Mexicano –refirió-, y me hubiera gustado que tuviera la presencia del Secretario de Salud. ¡No aparece sino sentado, mudo, sin articular, sin tener presencia!

Triste figura (la del doctor Jorge Alcocer Varela), con todo respeto… Eso no le ayuda a la institución. Y no puedo entender lo que sucede ahí –expuso su antecesor en el cargo-. Lamento, de una persona como él, que esté en esa condición.

Si no se tiene la confianza del Presidente, “pues entonces, por lo menos en mi caso, yo ya no estaría en esa posición”, diría Narro.

Me hubiera gustado también –retomó el ex titular de Salud de 2016 a 2018-, que tuviéramos una mejor preparación para cuando llegaran los casos –que se van a incrementar-; que estuviéramos preparados con los sitios en los que hay recursos y la capacidad para hacer las pruebas y saber si existe o no un caso de coronavirus.

No es un asunto nada más de que hacemos lo mismo si es o no es: “Con todo respeto para el subsecretario López Gatell, ¡es indispensable tener la confirmación de los casos!  ¡El problema no es clínico! El problema es epidemiológico, de aislamiento del caso para poder tratar de romper la cadena de transmisión… La cuarentena intenta hacer eso precisamente”.

¿Está equivocado López-Gatell? Sin duda, asegura el doctor Narro.

***

[nota_relacionada id=925997   ] 

GEMAS: La canciller alemana, Ángela Merkel, en cuarentena.

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

lctl


Compartir