Haz tu denuncia aquí

La mujer en la Antigua Roma y los feminicidios en México

OPINIÓN

·

En la Roma antigua las mujeres que nacían libres eran no ciudadanas (cives), y no podían votar ni ocupar cargos públicos en la ciudad.

Debido a este limitado papel público de la mujer en la antigua Roma, los historiadores romanos mencionan con menos frecuencia a las mujeres que a los hombres.

Sin embargo, mientras que las mujeres romanas en general no tenían ningún poder político directo, las de familias ricas y destacadas podían ejercer (y ejercían) gran influencia a través del entorno privado.

Entre las mujeres que han dejado una marca en la historia están las legendarias Lucrecia y Claudia Quinta, cuyas historias tienen un matiz mítico; las decididas mujeres republicanas como Cornelia, madre de los Gracos, y Fulvia, que comandó un ejército y acuñó monedas con su imagen; las mujeres de la dinastía Julio-Claudia como Livia Drusila, la más prominente, que contribuyó a la formación de las costumbres imperiales; y la emperatriz Flavia Julia Helena, también conocida como Santa Elena y Elena de Constantinopla. Fue una emperatriz romana con una fuerza motriz en la propagación del cristianismo.

Los romanos no tenían respeto por la vida de las mujeres sobre todo de sus esclavas y esposas, entre los emperadores más sádicos están Augusto, Calígula y Nerón, en México el asunto de los feminicidios se dio por la sentencia del campo algodonero -Las muertas de Juárez-, sentencia que se encuentra incumplida aun por el gobierno de Chihuahua, tema que se encuentra definido en el Código Penal Federal artículo 325.

Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género; recientemente se elevó un debate donde se pedía que se quitara el delito y se diera una reclasificación, y se ignora que por los tratados internacionales se pidió la tipificación del feminicidio, por lo cual es inamovible.

El tema llegó al corazón de la República, la Ciudad de México.

Habrá una marcha el día 8M y el día 9 un paro nacional. Espero esto sea el parteaguas en la vida pública nacional, y de forma unánime se dé una coordinación en todas las autoridades municipales, estatales y federales para detener este flagelo que nos denigra como sociedad y nos exhibe como país.

La 4T no ha respondido favorablemente ante la sociedad civil, es un tema que no admite mezquindades.

Deseo, por el bien de México que exista un antes y un después que no sea sólo una marcha o movimiento más.

A levantar la voz, que se den pasos reales para erradicar este cáncer, es la hora de parar esta barbarie.

Sociedad civil y autoridades deben implementar programas educativos en todos sus niveles y desde los hogares promover el respeto a la mujer. Las políticas públicas han fracasado, eso es un hecho.

Es momento de tomar el tema con seriedad y disminuir primero y erradicar después el problema.

Como decía AMLO en campaña: ¡el pueblo no aguanta más! [nota_relacionada id=890457]

POR JOSÉ ÓSCAR VALDÉS RAMÍREZ

COLABORADOR

@DRJOSEOSCARV

eadp