Haz tu denuncia aquí

AMLO VS. coronavirus

Presidente, usted invocó estampitas y amuletos para enfrentar al COVID-19

OPINIÓN

·

Mientras el mundo cierra fronteras y espacios aéreos; mientras gobiernos democráticos ordenan toques de queda y cuarentenas; mientras se obliga a millones de personas a permanecer en sus casas, trabajar a distancia, evitar el contacto con otras personas y sólo salir a la calle por una causa justificada, en México está, prácticamente, a sus suerte o a la protección divina.

Ayer, la canciller alemana, Angela Merkel, pronunció un discurso histórico. Por primera vez en 14 años en el poder, envió un mensaje por televisión a los alemanes —y al mundo— para decirles que la pandemia es una amenaza “seria y debe tomarse seriamente”. Llamó a los alemanes a permanecer unidos porque enfrentan el mayor desafío desde la Segunda Guerra Mundial. “No sólo son simples estadísticas. Son padres o abuelos, madres o abuelas o compañeros de alguien. Son personas. Y nosotros formamos una comunidad donde cada vida y cada persona importan”, dijo.

Ayer, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, invocó una ley de 1950 que le faculta a tomar decisiones de guerra. En conferencia de prensa, dijo que se considera un “presidente en tiempos de guerra” y que el coronavirus es el “enemigo”. Podrá obligar a las empresas estadounidenses a producir materiales en defensa de la nación, como ventiladores y suministros médicos para los trabajadores de la salud. Anunció también apoyos en efectivo a los estadounidenses que lo necesiten.

Ayer, Italia registró la muerte de 475 personas por COVID-19.

Ayer, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, anunció que destinará el 20 por ciento del PIB, unos 200 mil millones de euros, a atender la emergencia y a la recuperación del país tras la pandemia.

Ayer, la OMS recomendó a todos los países declararse en cuarentena.

Ayer, señor presidente López Obrador, usted invocó estampitas benditas y amuletos para enfrentar al coronavirus. Las creencias y la fe de cada quien son respetables e intocables. Pero, ¿no cree usted que podríamos ayudarles con algunas decisiones firmes de su gobierno, con visión y algo de sentido común?

Me llenaría de orgullo verlo a usted, señor Presidente, a la altura de esos grandes líderes mundiales.

BON APPÉTIT

Baja California está pagando el precio del manoseo electoral por intereses particulares. No es difícil entender que un periodo de dos años para un gobierno estatal no sirve para nada. Todo comenzó en 2007, cuando se aprobó la reforma que empató las elecciones locales con las federales. Lógico era decidir por un periodo de 4 o 5 años. Pero no, se estableció un periodo de 1.7 años, en una votación que no alcanzó la mayoría en el Congreso estatal y los ayuntamientos. Ahí nació una batalla jurídica. La Corte está por decidir el asunto; ojalá privilegie lo más conveniente para los bajacalifornianos.

[nota_relacionada id=919715   ] 

POR ALEJANDRO CACHO
CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM
@CACHOPERIODISTA

lctl