Haz tu denuncia aquí
OPINIÓN

Poncho Romo y su majar a hierro frío

El jefe de la Oficina de la Presidencia sabe que si no hay confianza para invertir en México, no subirá la economía

OPINIÓN

·
Créditos: FOTO: Especial

El origen es bíblico, pero como muchas expresiones, Cervantes la convirtió en sabio refrán: “Todo era predicar en el desierto y majar en hierro frío”. Sí, se refiere a hablar frente a nadie que escuche, que es lo mismo que machacar (majar) un hierro que no ha sido ablandado por el calor. Así veo a Alfonso Romo, diciendo verdades que nadie atiende o tratando de moldear las durísimas entendederas de sus colegas de la 4T.

El jefe de la Oficina de la Presidencia tiene claro que, si no se eleva la confianza y la certidumbre para invertir en México, no crecerá la economía y no se alcanzará lo prometido por López Obrador. Recientemente, al ser entrevistado, dijo: “Ayúdenos a tener un país que facilite la inversión; necesitamos crecer, tenemos muchos pobres. Si no entusiasmamos a México a invertir, no vamos a cumplir. Si no hay crecimiento, se va a dificultar el éxito de la 4T”.

Un desplome real de la IED de 16 por ciento y los bonos de Pemex cercanos a la calificación basura, no es el mejor panorama para que los inversionistas quieran poner a trabajar su dinero en nuestro país. Una verdadera bomba resultó en los mercados los pésimos resultados reportados por Pemex a la Bolsa Mexicana de Valores, con pérdidas por 346 mil 135 millones de pesos en el 2019, que es 92 por ciento superior respecto a 2018.

A lo anterior sumamos que no hay certeza jurídica, lo cual quedó nuevamente de manifiesto a partir de la cancelación del NAICM, luego de la velada amenaza de repensar los contratos de extracción de crudo, y al considerar parar los bonos verdes e invertir en un aeropuerto que no cuenta con los permisos internacionales, por mencionar algunos ejemplos. Eso, sin olvidar que ahora se pueden congelar las cuentas bancarias de las personas sin mediar un proceso jurídico de por medio.

Me encantaría que la 4T tuviera éxito, y con esta, México. Sería encomiable que el gobierno de la transformación en realidad fungiera como tal y pudiéramos crecer más y se llevara las palmas de lograr un mejor país. Pero son los mismos integrantes del gobierno quienes ponen todas las trabas en su propio camino para generar incertidumbre, erosionar la confianza y espantar cualquier tipo de inversión. La secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, y la cabeza de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, dijeron que si se caía la BMV, no pasaba nada, y el que la economía no creciera era algo normal, respectivamente.

El crecimiento económico es una ecuación que requiere el apoyo de muchas partes, si las políticas gubernamentales no están alineadas, ya podrá Alfonso Romo pronunciarse a grito abierto que no lograremos nada. Y por si esto fuera poco, tan solo decir que la confirmación de dos pacientes en México infectados de Coronavirus mandó ayer el dólar por arriba de los 20 pesos y desplomó el mercado de valores.

Para cumplir con las aspiraciones de la 4T y de México en general recordemos que los monólogos interminables, los discursos matinales y las deliciosas fritangas no generan crecimiento o empleo. Requerimos al estratega que se vendió en campaña; hasta ahora, no se ha mostrado.

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN

VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM 

@MALOGUZMANVERO

eadp