Dos años sin resultados

Desde 2019, previo a la pandemia, el crecimiento económico fue de 0% y este año cerrará en alrededor de -10%

Dos años sin resultados
Juan Carlos Romero Hicks/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

El primero de diciembre se cumplieron dos años de la toma de protesta del presidente López Obrador y lejos de cualquier expectativa, el fracaso es rotundo mientras México enfrenta cuatro crisis simultáneas: la crisis en materia de salud, la crisis económica y de desempleo, la crisis de violencia e inseguridad, y la crisis de corrupción e impunidad.

En materia de salud la mala conducción es evidente y desgraciadamente se representa en pérdida de vidas. Desde antes de la pandemia, la cancelación del Seguro Popular dejó sin atención médica y medicamentos a millones de personas, y la mala respuesta frente al Covid-19 nos ha hecho el país en donde más personal del sector salud ha fallecido por falta de insumos adecuados, el país con mayor tasa de mortalidad y el país que menos pruebas aplica por cada caso confirmado.

En materia de seguridad se han roto marcas mes tras mes, siendo los homicidios dolosos, las amenazas y el robo a negocios son los delitos de mayor incremento, con tasas de 73%, 53% y 48% en comparación con los primeros 22 meses del sexenio pasado. Además ,la falta de atención y de recursos para programas específicos ha aumentado los feminicidios y agravado la violencia doméstica.

De corrupción el presidente López Obrador ha hablado mucho pero no ha logrado entregar resultado alguno. Cada día son más los colaboradores directos del presidente que están involucrados en escándalos, cada día se entregan más contratos por adjudicación directa y cada día se hace más evidente que no existe intención alguna de combatir la corrupción y la impunidad dentro del Gobierno Federal.

La crisis económica y la falta de visión a largo plazo es la más preocupante de las cuatro crisis, porque tenderá a agravar las otras. Desde el año pasado, previo a la pandemia, el crecimiento económico fue de 0% y este año cerrará en alrededor de -10%. Contrario a lo que se ha afirmado, el incremento de la contratación de deuda neta es de 1 billón 451 mil 545 millones de pesos, la inversión productiva cayó 2 billones 300 mil millones de pesos (14% del PIB), la fuga de capitales representa una disminución de 368 mil 608 millones de pesos (2.2% del PIB), y la inversión extranjera directa bajó 5 mil 875 millones de dólares.

Después de dos años de gobierno, ataques constantes a la democracia y al federalismo, y ocho informes en los que no han logrado presentar resultado alguno, cada vez es más evidente que es imposible construir un futuro cuando se gobierna viendo al espejo retrovisor.

POR JUAN CARLOS ROMERO HICKS
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PAN
@JCROMEROHICKS


Compartir