El umbral de la vigilancia

Según medios israelíes, entre 2008 y 2012, el Mossad participó en el asesinato de cinco científicos nucleares iraníes, por disparos a quemarropa de hombres armados en motocicletas o por bombas colocadas en los coches

El umbral de la vigilancia
Marta Tawil / Agenda Levantina / Opinión El Heraldo de México

Mohsen Fakhrizadeh, líder y coordinador clave de la investigación nuclear de Irán, fue asesinado al norte de Teherán el viernes pasado; sufrió así un destino similar al de otras figuras involucradas en el programa nuclear de Irán. 

Según medios israelíes, entre 2008 y 2012, el Mossad participó en el asesinato de cinco científicos nucleares iraníes, por disparos a quemarropa de hombres armados en motocicletas o por bombas colocadas en los coches. Fakhrizadeh, profesor de física en la Universidad Imam Hossein de Teherán, portaba además el rango de general de brigada de la Guardia Revolucionaria y había ocupado puestos clave en el programa nuclear de la República Islámica. Era un personaje único, pues a la par del conocimiento acumulado en su carrera científica, encabezaba la etapa final y más importante de la construcción de un arma nuclear. La Guardia Revolucionaria prometió vengar el asesinato.

Teherán no puede arriesgarse a una conflagración en la región con Donald Trump aún en la Casa Blanca. Además, las fuerzas políticas en competencia ya se preparan para las elecciones presidenciales de junio próximo. El campo conservador, en gran parte afiliado al poderoso Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), ya domina el Poder Judicial y el Parlamento. A principios de noviembre, este último aprobó controvertidas enmiendas a la ley electoral de Irán, que en conjunto permitirán al CGRI aumentar su control sobre el proceso de elección. 

En Israel, por otro lado, el primer ministro Benjamin Netanyahu busca liderar una línea dura y una coalición con países sunís para encarar la diplomacia del presidente electo Joe Biden. Los mensajes del primer ministro israelí y del mandatario estadounidense Donald Trump parecen belicistas. 

En octubre, el ejército israelí llevó a cabo un ejercicio que simulaba el lanzamiento de misiles iraníes de largo alcance contra Israel. Según informes del diario The New York Times (17/11/2020), Trump ha considerado bombardear Irán como gesto de despedida antes de salir de la Casa  Blanca

Desde que despidió al secretario de Defensa Mark T. Esper y a otros importantes asesores del Pentágono, el 10 de noviembre pasado, el Departamento de Defensa y otros funcionarios de seguridad nacional han expresado en privado su preocupación de que el presidente Trump pueda iniciar operaciones, ya sean abiertas o secretas, contra Irán u otros adversarios al final de su mandato. 

Al término de la gestión de Barack Obama, Israel ya había efectuado ejercicios de vigilancia de la infraestructura nuclear de Irán y buscado arrastrar a Estados Unidos a una guerra abierta con Irán. No lo logró. La cuestión es que el que ahora, arduamente, sale, es Trump. 


MARTA TAWIL
*INVESTIGADORA DE EL COLMEX


Compartir