Un año para recordar

Teniendo esto en mente, llegó ese momento en el calendario en el que hacemos un recuento de los sucesos y actores que influyeron decididamente en el acontecer nacional e internacional

Un año para recordar
Azul Etcheverry / Claraboya / Opinión El Heraldo de México

Estamos a unos cuantos días de concluir uno de los años más complejos en la historia reciente, no sólo de México, sino del mundo entero. Este 2020 marcó un hito para la humanidad, son pocos los sucesos que marcan un parteaguas en la forma en que nos desarrollamos y vinculamos como especie, como lo pueden ser una guerra mundial o una pandemia como la que nos afecta hoy día.

Teniendo esto en mente, llegó ese momento en el calendario en el que hacemos un recuento de los sucesos y actores que influyeron decididamente en el acontecer nacional e internacional. Por ello, es que quisiera dedicar este espacio para destacar los que considero han tenido mayor relevancia.

En principio, comienzo por reconocer la verdadera hazaña científica que ha representado el encontrar los tratamientos y vacunas que pudieran hacer frente a este nuevo reto sanitario. Los resultados de un proceso clínico que antes llevaría años pudieron conseguirse en menos de un año, gracias a los esfuerzos con los que la comunidad científica y farmacéutica han conseguido identificar, estudiar y desarrollar una serie de vacunas, facilitados gracias al compromiso mundial de generación y apertura de conocimientos sin precedentes.

Otro tema afín a la pandemia que considero oportuno resaltar es el cambio obligado en la forma en que nos desarrollamos en todas las facetas de nuestra vida. Este tiempo de deprivación social reorganizó la forma en que trabajamos, aprendemos y convivimos con nuestras familias, amigos y colaboradores. Con ello, también hemos sido testigos de las mayores cualidades humanas así como también de nuestros más grandes defectos como sociedad. De un momento a otro la solidaridad y empatía se convirtieron en valores humanos trascendentales con los que saldremos avante de esta crisis.

Por otra parte, el mundo también observó con atención el proceso democrático-electoral más importante y significativo en la historia de los Estados Unidos. Ante un contexto distinto propiciado por la pandemia, en el que millones de estadounidenses tuvieron que emitir su voto de forma no tradicional, se definió de manera estrepitosa que el proyecto populista de Donald Trump no viera un segundo término presidencial, debido al fracaso en el manejo sanitario y económico de la pandemia, aunado al desgaste social propiciado por la segregación racial institucionalizada que impera en el país.

Sin embargo, su salida de la Casa Blanca no implica que su legado desaparezca. Más allá de los más de 70 millones de votantes que sí querían reelegirlo, durante el mandato del próximamente expresidente Trump, se aprobaron una serie de legislaciones de tipo conservador, además de una Suprema Corte de Justicia con tendencias de derecha. Por ello, es que ahora la responsabilidad del demócrata Joe Biden y más importante aún, Kamala Harris, es la de reconstruir la confianza no sólo de sus ciudadanos, sino la del sistema internacional, así como resolver la crisis sanitaria y económica al interior con todos los matices que una sociedad, movilizada a partir de sucesos como el asesinato de George Floyd, puedan agregar.

Ahora bien, me gustaría reconocer la participación de actores que hicieron eco, principalmente el de mujeres que tuvieron un rol definitivo en las sociedades de todo el mundo, desde aquellas que defienden con candor nuestros derechos en las calles, hasta dirigentes como Angela Merkel o Jacinda Arden que han sido ejemplo de como sobrellevar los embates de una enfermedad que no da tregua.

Finalmente, mi más grande reconocimiento va para las mujeres y hombres prestadores de servicios de salud, que ajenos a los trasiegos políticos, atienden de forma desinteresada al llamado de su vocación de salvar vidas, arriesgando incluso la propia. Mi agradecimiento y el de millones va para ustedes incondicionalmente.

POR AZUL ETCHEVERRY
AETCHEVERRYARANDA@GMAIL.COM 
@AZULETCHEVERRY


Compartir