Delfina Gómez Álvarez

Será una espléndida secretaria de Educación Pública a despecho de la derecha

Delfina Gómez Álvarez
Gerardo Fernández Noroña/Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

1. El compañero presidente López Obrador, después de reflexionar unos días sobre quién podría sustituir a Esteban Moctezuma al frente de la Secretaría de Educación Pública nombró, para tan importante responsabilidad, a Delfina Gómez Álvarez.

2. La reacción no se hizo esperar, y cuando habló de la reacción, habló de la reacción, es decir, de la derecha. Pasó de la sorpresa al estupor y del estupor a la indignación.

3. Con una rabia racista y clasista que los ahoga, salió a descalificar el nombramiento. A mí me quedó clara su franca misoginia, pero lo que no pueden ocultar, es su racismo y su clasismo.

4. Olvidando que, en justicia, Delfina Gómez Álvarez debería gobernar el Estado de México en este momento, ya que fue víctima de un incalificable fraude electoral que le dio a Alfredo del Mazo el cargo; la derecha la denostó sin recato alguno. Antes del nombramiento, Delfina se desempeñaba con un bajo perfil, como delegada del Gobierno Federal en esa entidad.

5. Gómez Álvarez fue alcaldesa de Texcoco, diputada federal de mayoría por el distrito con cabecera en el citado municipio; senadora de mayoría relativa por el Estado de México -con licencia- y, gobernadora despojada del cargo. A riesgo de ser redundante, preciso que todos sus cargos públicos se los dio el voto popular.

6. Por si lo anterior no fuera suficiente, Delfina fue maestra de primaria frente a grupo. Directora de primaria pública y es licenciada en educación, con un par de maestrías en esa área.

7. Eso no le importa a la oposición, que sólo ve a una mujer de origen humilde, surgida del corazón del pueblo y que se abre camino a contracorriente.

8.  Los odiadores de nuestro gobierno, descargaron su furia contra Delfina. Mostraron su peor rostro, de los que en pleno siglo XXI creen que por su color de piel o por su fortuna personal -regularmente mal habida-, son superiores a quienes viven de su trabajo y de su esfuerzo.

9. Cuando se trató de Aurelio Nuño o de los “Aurelios Nuños” que por décadas han encabezado esa dependencia, la prensa no vertió más que elogios. Ensalzaban a políticos corruptos, vendepatrias y traidores al pueblo.

10. Hoy que una mujer humana, consciente, sensible y comprometida con el pueblo, del cual surgió, encabezará la SEP, sólo odio y rabia sale de sus invectivas que intentan ser críticas.

11. Delfina Gómez Álvarez será una espléndida secretaria de Educación Pública a despecho de la derecha, que en cada acto de gobierno ve razones para descargar su furia.

12. Como decía Ricardo Flores Magón, el pueblo tiene derecho a vivir y ser feliz y también, diría yo, tiene derecho a que una hija del pueblo, surgida del corazón de éste, Maestra y maestra, sea secretaria de Educación Pública.

POR GERARDO FERNÁNDEZ NOROÑA
DIPUTADO FEDERAL DEL PT
@FERNANDEZNORONA


Compartir