Morena: Las cuestionadas encuestas

Cumpliría con el objetivo de terminar el año cerrando formalmente ese capítulo, pero con un partido dañado por imposiciones

Morena: Las cuestionadas encuestas
Álvaro Delgado / Historia de lo Inmediato / Opinión El Heraldo de México

Después de dos años de incesantes conflictos internos y con una dirigencia electa ya iniciado legalmente el proceso electoral más grande de la historia y estratégico para la segunda mitad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a Morena le urgía encauzar con talento político las principales candidaturas, las de gobernador en 15 estados, pero lo que está en gestación es una conflictiva que pone en riesgo victorias que se daban como un hecho.

La principal fuente de discordia son las encuestas para la designación de los candidatos, tanto o más cuestionadas que las tres del INE que dieron el triunfo a Mario Delgado como presidente de Morena, apenas en octubre, y que ahora él ha aplicado en varios estados con resultados muchas veces inverosímiles entre 150 aspirantes a 15 cargos.

Aunque no sin algunos cuestionamientos, ya están encauzadas las candidaturas de Baja California (María del Pilar Ávila), Baja California Sur (Víctor Manuel Castro), Campeche (Layda Sansores), Nuevo León (Clara Luz García), Querétaro (Celia Maya), Sonora (Alfonso Durazo), Nayarit (Miguel Navarro), pero en otros estados las designaciones han generado conflictos por los resultados de las encuestas.

En Tlaxcala (Lorena Cuéllar), Colima (Indira Vizcaíno), Zacatecas (David Monreal) y Chihuahua (Juan Carlos Loera) hay abiertos cuestionamientos a los ganadores y en los cuatro estados que restan por designar a sus candidatos o candidatas --San Luis Potosí, Guerrero, Michoacán y Sinaloa-- están en curso conflictos que comprometen los triunfos que, según las tendencias en diversos estudios de opinión, tiene prácticamente asegurados a cinco meses de la elección de junio de 2021.

Salvo en Querétaro, donde todas las encuestas dan como ganador al PAN y cuyo candidato, el senador sin partido Mauricio Kuri, se ufana de que cuenta con el apoyo político del consejero presidencial Julio Scherer Ibarra, en los otros 14 estados son altas las posibilidades de triunfo de Morena, pero la alianza del PRI con el PAN --alentada por Claudio X. González con la justificación ideológica de Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín-- y los conflictos internos amenaza con revertirlas.

En Chihuahua, por ejemplo, las encuestas públicas colocaban en primer lugar al senador Cruz Pérez Cuéllar y luego al alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada --ligados ambos a supuestos sobornos del exgobernador priista César Duarte--, pero Delgado dio como ganador a Loera, algo inverosímil.

Algo parecido está ocurriendo en Guerrero, donde el senador Félix Salgado Macedonio puntea la mayoría de las encuestas, seguido de Luis Walton y en tercer lugar Pablo Almícar Sandoval, hermana de la secretaria Irma Eréndira Sandoval. La imposición de éste implicaría una ruptura en Morena y el exalcalde de Acapulco podría ser el candidato del Partido del Trabajo y hasta de Movimiento Ciudadano.

En Sinaloa se perfila a la senadora Imelda Castro para completar las siete candidatas mujeres, pero tiene menor respaldo popular que Rubén Rocha Moya, el ex rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, y que Gerardo Vargas, exsecretario de Gobierno de Mario López Valdez y quien, en acuerdo con Gustavo Madero, impulsó como diputada del PAN a Lucero Sánchez, novia de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Michoacán, enclave de la izquierda desde hace décadas, la eventual victoria de Cristóbal Arias enfurecería al alcalde de Morelia, Raúl Morón, pero sobre todo las aspirantes mujeres, como Ana Lilia Guillén, María de la Luz Núñez Ramos y Selene Vázquez Alatorre.

Así, con las 15 candidatas y candidatos a gobernador designados, Morena cumpliría con el objetivo de terminar el año cerrando formalmente ese capítulo, pero con un partido dañado por imposiciones, un mal presagio para el siguiente paso estratégico: La selección de los 300 candidatos a diputados de mayoría.

Delgado, sin embargo, desdeña las críticas por las designaciones con base en encuestas que nadie conoce y advierte: “si nos manifestamos en contra de algunas decisiones es porque estamos por cargos, entonces a lo mejor se equivocaron de partido”.

POR ÁLVARO DELGADO
ALVARO.DELGADO@PROCESO.COM.MX
@ALVARO_DELGADO


Compartir