Francia y el miedo al extremismo

Se teme que el llamado “Proyecto de ley para fortalecer los valores republicanos” genere mayor descontento y ataques

Francia y el miedo al extremismo
Alejandra Martínez / Columna invitada / Opinión El Heraldo de México

El presidente galo, Emmanuel Macron, camina sobre arenas movedizas. En un paso más en su lucha contra el radicalismo religioso, su gobierno presentó el pasado miércoles un proyecto de ley para atacar el extremismo y defender la laicidad, no obstante, expertos temen que un exceso de limitaciones genere mayor descontento y, por ende, más ataques.

En un hecho simbólico, el llamado “Proyecto de ley para fortalecer los valores republicanos”, fue presentado justo en el aniversario 115º de la legislación que en 1905 separó el poder del Estado y la Iglesia, y asentó la libertad religiosa.

La propuesta castiga algunos comportamientos en el entorno familiar y en la escuela, protege a funcionarios, y prohíbe algunas prácticas.

Por ejemplo, pone reglas más estrictas para aquellos padres que no deseen llevar a sus hijos a la escuela, con el fin de evitar adoctrinamientos, y castiga a los colegios privados que propaguen enseñanzas “incompateibles con el respeto a las instituciones”.

También prohíbe la emisión de certificados de residencia para los polígamos y  los comprobantes de virginidad, permite mayor control para evitar los matrimonios forzados. Incluso castiga el delito de “poner en peligro la vida de terceros”, a través de la difusión de información personal y profesional de una persona, que permita su localización y de su familia.

El primer ministro, Juan Castex, calificó la propuesta como una ley de libertad, protección y enmancipación frente al fundamentalismo. Pero las críticas de que el Estado está creando un clima antimusulmán y de paranoia no se han hecho esperar.

Y es que Francia encara una larga lista de ataques yihadistas contra sus ciudadanos (ocho en lo que va de 2020), el más emblemático este año fue la decapitación del profesor Samuel Paty, el pasado 16 de octubre, a manos de un joven de origen checheno.

Paty, maestro de historia y geografía, presentó en clase caricaturas del profeta Mahoma para hablar sobre libertad de expresión. Su familia acusa que el Estado simplemente no lo protegió, fue acosado por la familia de una estudiante, y comentó a colegas que era amenazado. Ahora es considerado un héroe de la libertad de pensamiento.

Al defender la libertad de expresión y de hacer caricaturas del Mahoma —tras el asesinato de Paty— Macron causó la ira del mundo musulmán y el llamado a boicotear productos de origen francés.

Se espera una rápida discusión del proyecto legislativo, y que éste entre en vigor los primeros meses de 2021, no obstante se prevé que la Asamblea Nacional, el Senado e incluso el Consejo de Estado, maticen la legislación, pues se advierte que algunos apartados se están enfrentando al principio constitucional de la libertad de elección.

Y es que funcionarios y empleados subcontratados por el sector público no podrán manifestar su afiliación religiosa; como por ejemplo, usar el velo islámico.

Académicos advierten de próximas tensiones sociales y el riesgo de estigmatización, no sólo con mulmanes, también con católicos y judíos. Parece que el remedio no es la solución.

POR ALEJANDRA MARTÍNEZ
ALEJANDRA.MARTINEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALEJANDRAMTZ_87


Compartir