La crisis turística nacional

México no ha sido inmune a los estragos de la pandemia. Se estima que esta industria ha perdido más de 9 mil millones de dólares en derrama económica y ha dejado de recibir a 14 millones de turistas internacionales, lo que derivó en la pérdida aproximada de 275 mil empleos directos

La crisis turística nacional
Azul Etcheverry / Claraboya / Opinión El Heraldo de México

La pandemia de COVID-19 al que la humanidad enfrenta desde inicios de año se ha convertido uno de sus retos más importantes para los sectores productivos a nivel mundial, por la complejidad que ha representado a la industria acoplarse a las nuevas exigencias sanitarias y logísticas que permitan retomar las principales actividades económicas globales.

Sin duda, uno de los sectores productivos más afectados por esta crisis es el turístico, del que se estima se han perdido a nivel mundial 130 mil millones de dólares como parte de sus consecuencias, no sólo por el foco de riesgo médico que representa el traslado de 1,400 millones de personas al año, sino por la profunda crisis económica a la que todas las naciones atienden en estos
momentos.

En ese sentido, México no ha sido inmune a los estragos de la pandemia en el sector turístico. Se estima que esta industria ha perdido más de 9 mil millones de dólares en derrama económica y ha dejado de recibir a 14 millones de turistas internacionales, lo que derivó en la pérdida aproximada de 275 mil empleos directos, principalmente en los rubros de hospedaje y servicios alimenticios, afectando a cientos de miles de familias que dependen de ello.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Turismo (SECTUR), para el segundo semestre de este año se prevé una reducción de más del 82% en la participación del turismo en el PIB nacional, una cifra alarmante si consideramos que esta actividad económica representa el 8.7% de este gran total, lo que se traduce en más de 4 millones 430 mil empleos directos (8.9% del empleo total nacional).

Cabe destacar que, desde el inicio de la pandemia nuestro país dejó de recibir a más del 53% de sus turistas por la vía aérea y más de tres millones de pasajeros de cruceros desde abril, lo cual ha reducido la ocupación hotelera en un 56% en los principales puntos como Cancún, CDMX, Los Cabos, Puerto Vallarta, Guadalajara, etc.

Ante este panorama desalentador, las estrategias que debieran seguirse a partir del eventual manejo de la pandemia tienen que enfocarse en privilegiar las acciones conjuntas entre todos los actores de la industria sin privilegios particulares, en tanto que se prioricen proyectos enfocados en la apertura gradual y meticulosa de espacios turísticos.

Sobre este punto, destaco la elaboración e implementación de protocolos con los que SECTUR ha buscado incentivar la reapertura controlada de actividades turísticas a lo largo del país y el fomento internacional a partir de actividades innovadoras como el Tianguis Turístico Digital y el Consejo de Diplomacia Digital, a partir de los cuales se capacita a miembros del Servicio Exterior Mexicano
apostados en nuestras representaciones en el extranjero para fomentar el turismo en México.

Es indiscutible que la crisis causada por el COVID-19 ha generado un impacto severo en el sector turístico nacional. Por esta razón es que se deben redoblar esfuerzos responsables que propicien la reactivación económica de forma segura, replicable y sostenible, con la capacidad de prever y actuar ante escenarios tan cambiantes como los actuales.

POR AZUL ETCHEVERRY
AETCHEVERRYARANDA@GMAIL.COM
@AZULETCHEVERRY


Compartir