Voten

Son tiempos difíciles para la democracia global, que desde hace más de una década está en retroceso

Voten
Beata Wojna/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

En los países democráticos, votar es probablemente la única herramienta que le queda a la gente para expresar su descontento con los gobiernos populistas.

Lo supieron aprovechar muy bien en Estados Unidos, donde en las elecciones presidenciales ganó el demócrata Joe Biden frente al republicano Donald Trump.

A pesar de que el actual presidente intenta cuestionar por todos los medios su derrota, quedan menos de dos meses para ver nuevas caras en la Casa Blanca, lo que simbolizará una esperanza para la democracia en muchos países donde el populismo y los extremismos presionan fuertemente para ganar el poder o mantenerlo.

Recordemos que en 2022 se celebran importantes elecciones presidenciales y parlamentarias en Francia y Hungría, respectivamente.

Pero votar es un ejercicio ciudadano que requiere amplitud, profundidad y permanente movilización en varias capas sociales. Así como los árboles requieren luz para la fotosíntesis a lo largo de la vida, las sociedades modernas necesitan contantes refrendos sobre la importancia de ejercer el voto. De no ser así, los resultados contra los regímenes populistas no pueden garantizarse.

Un ejemplo de este año ocurrió en Polonia, donde la movilización ciudadana no fue suficiente para producir el cambio en la presidencia y limitar el poder del partido Ley y Justicia. Así que estamos atestiguando un deterioro constante del estado de la democracia en este país que en su momento fue el modelo de la transición democrática.

Es una triste realidad que Polonia, junto con Hungría, amenazan hoy con bloquear el acuerdo sobre el presupuesto multianual de la Unión Europea por su oposición a un nuevo mecanismo que permitiría cortar los fondos a los países miembros que violen los principios del estado de derecho.

Queda por ver, si en 2021 en México, otro país que me importa mucho, las elecciones parlamentarias permitirán generar nuevas mayorías en la Cámara Baja para equilibrar el poder casi ilimitado del jefe de Estado, que bajo el lema de la cuarta transformación sigue debilitando la institucionalidad del país.

El gran desafío para México en 2021 no solo reside en el ejercicio ciudadano de votar de forma masiva, sino también en el veloz y urgente surgimiento de alternativas opositoras que se presenten frente al electorado. Estas alternativas deben emerger con crítica, propuesta y seducción suficiente para triunfar en pocos meses.

Son tiempos difíciles para la democracia global, que desde hace más de una década está en retroceso.

La pandemia, además, no ayuda. Votar es crucial para generar el cambio. No obstante, es un derecho que no es suficiente por sí solo para la defensa de la democracia como la base del sistema político al que aspiramos quienes nos oponemos a las autocracias.

Una cosa es cierta: cada día se acortan más los plazos. Así que seamos más atrevidos en las críticas y desenmascaramientos de los populismos y generemos alternativas políticas verdaderamente atractivas a los electores.

POR BEATA WOJNA
PROFESORA DE RELACIONES INTERNACIONALES (ITESM)
@BEATAWOJNA


Compartir