El mundo te necesita, y te necesita vivo

Mientras esté en nuestras manos ACABEMOS con todo menos con las ganas de vivir

El mundo te necesita, y te necesita vivo
Paola Albarrán / Aire para pensar y dejar pensar / Opinión El Heraldo de México

Soy de las que les gusta poner y no quitar
prefiero sumar que restar.
Siempre he sido mala para las matemáticas
Especialmente en las restas.

Prefiero sumarle a la vida y resonar con ella.
Hacerle espacio dentro de mi para dejar que la vida haga eco
y entonces escuchar más fuerte su voz…
hay que dejarla hablar porque habla bajito, pero siempre habla.

Lo real es nuestro y nunca esta amenazado.
No nos resistamos a recibir lo que es para nosotros
¡Hay que atrevernos a subirle el volumen a la vida!

Olvidamos que la vida nos esta invitando constantemente
a su flujo, a su aire, a su eterno palpitar… y cuando logras entrar
es cuando sientes como si todos los semáforos se pusieran en verde
y vamos co-creando junto con ella.

La vida se suma de los que tienen vida, de los que le suman,
de nuestras mejores versiones se va construyendo.
De quien tiene vida y le da vida a la misma.

Prefiero llorar por amar que dejar de amar.
Prefiero vivir que imaginar.
Prefiero comer y correr,
que dejar de comer y poco a poco silenciar la voz que vibra en mi.
Prefiero la cicatriz que la intensión convertida en deseo evaporado.

Equivocándote viviendo, nunca dejando de vivir.
Todo cambia, todo muta, nada es permanente …todo se va a ir.
Dedícate a vivir, a reír, a soñar
como tarea, como misión, como obligación.

Vivir en abundancia y darle sentido
comiéndote la rebanada de pastel completa
sin remordimiento, con coherencia.

Gozar la vida, con tu poder, con tu sello, con tu creación.
El mundo te necesita, y te necesita vivo.

Todo lo que nos rodea es lo que vamos generando.
Rodéate de vida para generar más vida.
Gente que aporte, que genere, que se sacuda el miedo.
Que sepa bailar el ritmo que le toque bailar.

Sin que nadie te culpe de tu gozo de ver la vida así,
ahorrando y disfrutando, las dos, sin culpabilidad,
soltarle a la vida lo que es de ella, y que termine por llenarlo de más.

Escuchar tu propia sabiduría, tu vibración,
abrazar tus errores, darte gusto a ti
y en cada suspiro pensar, lo indescriptible que es poder respirar.

POR PAOLA ALBARRÁN
PAOLAALBARRAN1@GMAIL.COM
PAOLAALBARRAN.COM.MX
@PAOLAALBARRAN


Compartir