El Prian, “antídoto” para Morena

Las encuestas indican que esta alianza es competitiva en casi todos los estados, como en Sonora, Sinaloa, Zacatecas y SLP

El Prian, “antídoto” para Morena
Álvaro Delgado / Historia de lo Inmediato / Opinión El Heraldo de México

La alianza electoral PRI-PAN, que en forma y fondo se coloca literalmente como defensora de los intereses de los patrones de México y el extranjero, le da razón a la narrativa de Andrés Manuel López Obrador de dividir a los contendientes entre liberales y conservadores, pero también potencia a la oposición que ya no está dispersa ni débil, sino cohesionada y virulenta para enfrentar el “desastre” de Morena.

La irrupción de “Sí por México”, la iniciativa del magnate Claudio X. González Guajardo y el dirigente de los patrones, Gustavo de Hoyos, justifica coyunturalmente la reactivación del PRIAN, pero esta alianza se venía construyendo desde hace meses, y el resultado de las elecciones en Hidalgo y Coahuila colocó al PRI —con todo su desprestigio— como el mariscal y al alicaído PAN como segundón.

Era obvio que el flamante presidente de Morena, Mario Delgado, definiría a su partido como “el antídoto” a la corrupción del Tumor (“Todos unidos contra Morena”), pero la oposición podría responder igual en 2021, cuando la población enjuiciará, por primera vez, al gobierno de López Obrador a un tercio de su sexenio y a los estatales y municipales de ese partido que, en muchos casos, son corruptos o ineptos.

Los resultados en Hidalgo y Coahuila consolidaron la idea de que PRI y PAN —y el PRD como rémora— sólo en alianza pueden vencer a Morena, que si bien retrocedió respecto de 2018, se consolidó como segunda fuerza en ambos estados.

Todas las encuestas indican que si la oposición va separada, para gubernaturas y diputaciones federales, es competitiva sólo en Querétaro, Chihuahua y Nuevo León, pero la ecuación cambia con la alianza del PRIAN en casi todos los estados, sobre todo en Sonora, Sinaloa, Zacatecas y San Luis Potosí, donde el nieto del legendario Salvador Nava se unirá a los que le hacían fraude a éste.

En al menos seis estados los candidatos priistas serán apoyados por el PAN que antes los acusó de corruptos y de hacer fraude, una aberración que las partes están dispuestas a tragarse.

Uno de los temas que la alianza del PRIAN explotará —ya lo hace— son los muertos de la pandemia, lo mismo que el derrumbe de la economía y hasta los desastres naturales, como en Tabasco, entraña de López Obrador.

Y así como Morena asumirá la agenda anticorrupción, el PRIAN buscará enfatizar que López Obrador no la combate en su entorno, empezando por su hermano Pío y funcionarios como Manuel Bartlett, Zoé Robledo y otros que serán exhibidos en negocios y hasta en extorsión.

Los gobiernos estatales de Morena, sobre todo en Veracruz, Puebla y Morelos son un desastre, cuyas capitales, gobernadas por el mismo partido, están todavía peor, si no por corrupción, por ineptitud. A estos pasivos de Morena como gobierno hay que añadir que como partido es un desastre en estructura directiva y electoral en casi todo el país, pero además con los bloques de Marcelo Ebrard-Mario Delgado y Claudia Sheimbaum-Porfirio Muñoz Ledo confrontados y vulnerables…

 

POR ÁLVARO DELGADO
ALVARO.DELGADO@PROCESO.COM.MX
@ALVARO_DELGADO


Compartir